«Entender al Libertador desde el marxismo»: una formación necesaria

Quienes vean el ciclo de charlas elevarán su conciencia sobre las tareas contemporáneas del movimiento revolucionario mundial.

Con su excelente ciclo de tres charlas sobre Simón Bolívar, la Asociación Cultural Volver a Marx acaba de hacer una aportación teórica de alto nivel a los sectores revolucionarios del estado español y a toda persona con inquietudes progresistas. 

El tema «Entender al Libertador desde el marxismo» es crucial para comprender los procesos de emancipación antimperialistas de América Latina y afianzar la solidaridad con ellos; para reforzar el vigor ideológico de esta solidaridad. El proyecto libertador de Simón Bolívar es actualmente una herramienta viva de clarificación y movilización popular, no solo en Venezuela, Cuba, Nicaragua y Colombia, sino en toda América Latina. Pero la cuestión no acaba aquí, en la solidaridad internacionalista con las fuerzas de avanzada de la región. Las clases trabajadoras del Estado español también necesitan armarse de Bolívar para derrumbar varios de los pilares ideológicos esenciales de la oligarquía financiera que les explota; pilares que llegan hasta la concepción reaccionaria del Imperio español. Este conjunto de razones explica por qué el imperialismo contemporáneo distorsiona y difama la figura del Libertador.

Ilustración: Fernando Francisco Serrano.

A esta distorsión se suma, no solo la derecha declarada. También lo hace la que se disfraza de marxismo. Quien vea este ciclo de charlas de la Asociación Cultural Volver a Marx podrá comprobar que deja en absoluto ridículo al superficial «análisis» de Santiago Armesilla (en realidad, a su conjunto de delirios nostálgicos por el Imperio español, compaginado con su absoluta incomprensión de las condiciones sociales que engendraron las guerras de independencia como proceso histórico necesario de emancipación). Anímense a comparar, porque no hay comparación. 

La sociedad feudal, colonial española en la América de los siglos XVI al XIX.

En la primera sesión conocerán la fuerza teórica y la convicción moral de la profesora Alexandra Mulino, acompañada, al mismo nivel, por José Antonio Egido:  «La sociedad feudal, colonial española en la América de los siglos XVI al XIX«; este es el tema que tratan en breves exposiciones de 30 minutos con posterior sesión de preguntas.

Egido y Mulino exponen el carácter de la conquista española de América (y, de paso, unas pinceladas acerca de la cruzada colonial sobre Al-Ándalus), el modo de producción que afincaron los conquistadores, el tipo de sociedad que se fraguó, sus consecuencias actuales, el papel de la religión… 

Todo esto, no con una voluntad academicista. Alexandra Mulino lo explicó con total claridad en su invitación. Se trata de «debelar, en el marco de la lucha de clases, en términos estructurales e históricos, el porqué de la gesta independentista; por lo tanto, la importancia de la figura de Bolívar y la razón de su satanización por los más oscuros intereses económicos y políticos de otrora, que aún nos salpican e intentan frenar nuestro derecho a la liberación nacional y regional de las garras del imperialismo contemporáneo: el estadounidense»

Es decir, Egido y Mulino nos sitúan ante las guerras de independencia como un proceso histórico necesario de progreso, parte de cuyas tareas aún están pendientes y cuyo proyecto aún lo continúan los sectores de avanzada de la región. Lo hacen afrontando los debates teóricos y políticos contemporáneos, y, como buenos marxistas-leninistas, con la vista puesta en el futuro. Este hilo, perfectamente definido desde el inicio, cruza todas las charlas.

Por qué el Libertador Bolívar es la referencia revolucionaria en el s. XXI?

En la segunda sesión toman el relevo el profesor Sergio Rodríguez Gelfenstein y Tamanaco Lara, cuadro de la nueva generación de dirigentes de la revolución bolivariana. En ella responden a la siguiente pregunta: «¿Por qué el Libertador Bolívar es la referencia revolucionaria en el s. XXI?«

Sergio comienza por la esencia de la cuestión (que es precisamente lo que Armesilla y la abierta derecha española niegan): «la guerra de independencia fue una revolución, porque intentaba cambiar la estructura del sistema colonial, de opresión». No se pierdan la parte de las preguntas, pues Sergio realiza una brillante ilación desde Simón Bolívar hasta Hugo Chávez, mostrando la diferencia entre el proyecto panamericano yanki y el proyecto bolivariano. 

Tamanaco y Sergio dan a conocer en más detalle el desarrollo del pensamiento y de la práctica de Bolívar dentro de la lucha de clases en la que estaba inserto: las etapas de maduración del Libertador y los retos de cada momento. Y todo ello, una vez más, para nutrir la orientación política contemporánea. Señala Sergio: «Tú puedes avanzar hacia la transformación revolucionaria de la sociedad en la medida en que eres capaz de construir una correlación de fuerzas favorable a esa transformación. Y cuando llegas al gobierno solamente has llegado a una etapa, a un momento, en el proceso de transformación revolucionaria de la sociedad. La llegada al gobierno no significa nada. La llegada al gobierno significa, para mí, solamente una mejor posición para avanzar en la tarea estratégica, revolucionaria, de darle protagonismo al pueblo, de darle participación real al pueblo; y eso pasa por dos cosas: la organización popular y la formación político-ideológica del pueblo. Eso es para lo único que te sirve estar en el gobierno. Lo demás es absolutamente circunstancial».

Crítica a la evaluación incorrecta de Marx y al imperialismo moderno.

En la tercera sesión participa Carmen Parejo, directora de la revista La Comuna y miembro de Volver a Marx, y los revolucionarios colombianos Pablo Catatumbo y Manuel Bolívar, ambos del Partido Comunes; Catatumbo integrante de la Dirección Nacional y senador en el Congreso de la República de Colombia, y Manuel miembro de la Dirección del Partido en Bogotá. El título de esta sesión: «Crítica a la evaluación incorrecta de Marx y al imperialismo moderno»

Catatumbo y Manuel se encargan esencialmente de explicar el contexto en el que Marx hizo su rápida y errónea crítica de Bolívar, en aquel texto que le fue encargado para una enciclopedia a finales de los cincuenta. Analizan las fuentes que empleó y las disfamaciones que desde el comienzo difundieron los enemigos del Libertador, antes del nacimiento de Marx. Catatumbo y Manuel exponen todo ello desde la máxima fidelidad al marxismo-leninismo.

Por su parte, Carmen se centra especialmente en la actual crítica imperialista a Bolívar; en sus causas históricas y en el porqué de su resurgimiento, justo ahora, cuando el bolivarianismo es herramienta exitosa de emancipación antimperialista en varios países de América Latina.
Quienes vean el ciclo de charlas elevarán su conciencia sobre las tareas contemporáneas del movimiento revolucionario mundial. Esto es lo que arrojan unas exposiciones que fortalecen el conocimiento del marxismo-leninismo y de los rasgos esenciales del desarrollo histórico de toda una región. 

La Asociación Cultural Volver a Marx, presidida por José Antonio Egido, vuelve a realizar un pequeño aporte, más que oportuno, a la conciencia revolucionaria. Los ponentes son de alto nivel. Ojalá los lectores puedan estudiar estas tres sesiones y fortalecer su práctica con ellas.

Autor

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *