La concepción materialista de la historia (cuarta sesión)

Esta entrada es la parte 4 de 16 en la serie Volver a Marx. Curso básico de marxismo.

Marx pudo prever que el desarrollo de este sistema socioeconómico dividiría más y más a la sociedad en dos grandes clases sociales antagónicas: proletarios y burgueses.


Lenin ya tuvo que aclarar, contra lo que afirmaban los populistas rusos, que Marx desarrolló de manera efectiva la ciencia de la historia. Esta aclaración se encuentra en “Quienes son los amigos del pueblo”, texto cuyas fundamentales conclusiones comparte Antoni Puig en esta sesión. 

Los populistas concebían la historia como el resultado de la voluntad y la actividad de ciertos individuos notables. Para combatir sus posiciones, Lenin se vio en la obligación de detallar a los populistas sus incomprensiones sobre Marx, así como lo erróneo de sus programas políticos.

El análisis de Marx de las sociedades burguesas parte del sistema de relaciones de producción capitalistas, y esto se hace usando el método de la abstracción. En primera instancia, se prescinde de todo aquello que pudiese estar presente en todo modo de producción, no siendo específico del modo capitalista. Solo así, al comprender las dinámicas específicas, Marx pudo prever que el desarrollo de este sistema socioeconómico dividiría más y más a la sociedad en dos grandes clases sociales antagónicas: proletarios y burgueses. En su época había enormes cantidades de artesanos independientes y de campesinos autónomos (más o menos acomodados), pero el progreso de la industria iría desplazando estas relaciones de producción e iría extendiendo, en la ciudad y en el campo, la existencia del trabajo asalariado. 

Lenin mostró a los populistas el carácter científico, exacto, del marxismo. Desarrolló esta ciencia para identificar la línea política revolucionaria y mostrar los errores de “los amigos del pueblo”. Antoni Puig, por su parte, muestra que los errores analíticos y políticos de los populistas siguen hoy vigentes, aunque bajo nuevas formas. 

El segundo ponente, Carlos Botana, enfatiza la necesidad del marxismo como visión integral del mundo. La obra de Engels “El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre” es especialmente clara para evidenciarlo. En ella se desarrolla el método marxista de forma brillante, demostrando una vez más que el corpus teórico es una herramienta imprescindible para entender la realidad sin caer en idealismos, ni posturas parciales y fragmentadas.

Seguimos empujando al estudio individual y colectivo como pequeña aportación a la gran tarea: empedrar conjuntamente el camino a una revolución Proletaria. En las siguientes sesiones trataremos el famoso Manifiesto Comunista, un clásico sin desperdicio alguno.

¡Os esperamos!

Navegación de la serie<< Una nueva manera de hacer filosofía (tercera sesión)Manifiesto del Partido Comunista (1/4) >>
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *