Manifiesto del Partido Comunista (1/4)

Esta entrada es la parte 5 de 16 en la serie Volver a Marx. Curso básico de marxismo.

Lejos de ser presentados tan solo como la clase sufriente, el proletariado es la clase que se ve obligada a vender su fuerza de trabajo como única forma de subsistencia. Esto le sitúa en relación antagónica con la burguesía, que compra esa fuerza de trabajo para enriquecerse.

El Manifiesto Comunista recoge de forma magnífica varias ideas fundamentales de la obra de Marx y Engels. Como muchos sabréis, en él se describe con virtuosismo el desarrollo de la sociedad capitalista, cuyas contradicciones engendran la necesidad del proyecto comunista. El comunismo no es un invento utópico, sino la solución de raíz a los problemas que presenta el capitalismo, y el paso a una sociedad más elevada cuyas posibilidades de existencia ha sentado el propio capitalismo.

La extrema vigencia del texto no deja de resultar asombrosa. Se trata de una descripción materialista de nuestra sociedad. Podemos encontrarnos como supieron prever dialécticamente hacia dónde se dirigía la sociedad. La globalización, así como la separación creciente entre dos grandes clases sociales, son claros ejemplo de ello.

Sesión quinta del Curso Básico de Marxismo.

En el primer capítulo del Manifiesto es donde se nos describe a los obreros como sujetos históricos. Lejos de ser presentados tan solo como la clase sufriente, el proletariado es la clase que se ve obligada a vender su fuerza de trabajo como única forma de subsistencia. Esto le sitúa en relación antagónica con la burguesía, que compra esa fuerza de trabajo para enriquecerse. Y así como el desarrollo del capitalismo es el desarrollo de sus contradicciones, es también el desarrollo de la clase obrera y, con ello, el crecimiento de su antagonismo con la burguesía. Por tanto, la explotación creciente de la clase obrera para beneficio de los capitalistas aboca a los obreros a la lucha y, finalmente, a convertirse en los enterradores del capitalismo. Aunque haya derrotas coyunturales, esta es la dirección general hacia la que empuja la historia. De producto del capitalismo, los proletarios pasan a convertirse en la principal fuerza revolucionaria para superar este caduco modo de producción. 

En esta gran síntesis que es el Manifiesto, de una forma muy pedagógica se nos enseña cuáles son los objetivos del partido comunista de vanguardia, la importancia que tiene la propiedad (distinguiendo entre la propiedad privada de medios de producción y la propiedad individual) así como la meta del socialismo: acabar con la expropiación del trabajo ajeno.

En la magnífica sesión del 6 de junio, de la cual estamos especialmente orgullosos, se detalla todo esto con mucha más clarividencia de la que se puede plasmar en un breve resumen. Una vez más, estáis cordialmente invitados a visualizar todo el curso en diferido ya publicado, así como a seguirlo al pie del cañón.

Navegación de la serie<< La concepción materialista de la historia (cuarta sesión)Manifiesto del Partido Comunista (2/4) >>
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *