Aulas abarrotadas como latas de sardinas

En Andalucía, una movilización popular reúne 52.846 firmas que impulsan una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para reducir las ratios por unidad escolar en educación infantil, secundaria obligatoria y bachillerato.

El 22 de octubre pasado tuvo lugar en Sevilla y en el resto de las capitales de provincia de Andalucía manifestaciones de integrantes de las comunidades educativas en apoyo a la propuesta presentada en el Parlamento Andaluz por un grupo promotor que integra a más de treinta organizaciones con la finalidad de que la Junta de Andalucía modifique las ratios por unidad escolar.

En concreto, en la Proposición de esta Ley de Iniciativa Popular avalada por más de 50.000 firmantes, se interesa el establecimiento de una ratio por unidad escolar para el segundo ciclo de educación infantil y primaria de veinte alumnos, en educación secundaria obligatoria de veinticinco y en bachillerato de treinta. Un número muy importante de apoyos que se ha logrado pese a los obstáculos y zancadillas del gobierno del PP en la Junta de Andalucía.

Lectura del manifiesto

En la actualidad, la normativa vigente en Andalucía es de 25 en educación infantil y primaria, 30 en educación secundaria obligatoria y Formación Profesional y de 35 en bachillerato. Sin embargo, estos ratios se incrementan en la practica con un hasta un 10% del número máximo del alumnado por unidad escolar para atender necesidades escolares extraordinarias, algo que ocurre con tanta frecuencia que acaba convirtiendo la excepción en norma. El resultado son aulas abarrotadas como latas de sardinas.

En este contexto, el derecho  la educación en condiciones de igualdad, calidad, equidad y flexibilidad del alumnado más vulnerable, señala la Proposición de Ley, está especialmente comprometido.

Andalucía es uno de los territorios con más alumnado por unidad escolar y docente y con los peores datos de fracaso y abandono escolar. En todo caso, indica este proyecto legislativo ciudadano, «la educación del siglo XXI exige grupos reducidos que permitan desarrollar la autonomía del alumnado, el trabajo colaborativo, el uso de las nuevas tecnologías y una verdadera atención a la diversidad bajo el principio de inclusión». Por otra parte, el descenso en la natalidad permite ahorrar en personal e infraestructuras, algo que facilita la reducción de las ratios que interesa la comunidad educativa para Andalucía.

En las unidades específicas de educación especial, la proposición de ley pide también una reducción en las ratios, al mismo tiempo que reclaman un orientador u orientadora, un maestro o maestra de Pedagogía Terapéutica y otro y otra de Audición y Lenguaje que se incrementarán por cada fracción de 250 alumnos y alumnas.

En la actualidad, las firmas recogidas y entregadas están siendo revisadas, para su validación. A partir de ahí, la ILP para la bajada de ratios escolares pasará al Pleno del Parlamento, para su tramitación legislativa. Tras el debate parlamentario, los diferentes grupos políticos tendrán que votar si esta iniciativa se aprueba y si obtiene el respaldo necesario, la Ley de Educación de Andalucía se modificará para rebajar las ratios máximas de alumnos y alumna en las aulas andaluzas.

Los/as lectores/as pueden acceder al texto íntegro de la Proposición de Ley de Iniciativa Popular pinchando aquí.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *