4-Buscadores de Dios y constructores de Dios

Buscadores de Dios y constructores de Dios

Diccionario filosófico marxista · 1946:29

Los buscadores de Dios y constructores de Dios fueron los predicadores
de la corriente filosófico-religiosa, surgida entre los intelectuales
burgueses y pequeño-burgueses de Rusia después de la derrota de la
revolución de 1905-1907. “La burguesía rusa, para sus fines
contrarrevolucionarios, tuvo necesidad de revivir la religión, elevar
su demanda, inventar una religión, injertarla en el pueblo o
afianzarla de una manera nueva en el pueblo” (Lenin). Comenzaron a
predicar la “nueva religión”, por un lado los buscadores de Dios
(Merejkovski y los poetas decadentistas) y, por otro, los
constructores de Dios (Yushkevich, Valentinov, Basarov, Lunacharski,
Bogdanov). En el fondo no hay ninguna diferencia entre los buscadores
y los constructores de Dios. “Hay tanta diferencia entre la busca de
Dios, la construcción de Dios, la creación de Dios y la procreación de
Dios, como la que hay entre un diablo amarillo y un diablo azul”
(Lenin). Los constructores de Dios trataban de crear un nuevo género
“socialista” de religión para unirla al marxismo. La tendencia de los
constructores de Dios formaba parte de la revisión general que los
machistas rusos emprendieron contra los fundamentos
teórico-filosóficos del marxismo. Lenin puso al desnudo la esencia
reaccionaria y la nocividad política de esta tendencia. “Habéis
teñido, habéis azucarado la idea de los clericales, de los
Purishkevich, de Nicolás II y de los señores Struve, ya que en el
fondo la idea de Dios les ayuda a tener al pueblo en la esclavitud.
Embelleciendo la idea de Dios, habéis embellecido las cadenas con las
que aprisionan a los obreros y campesinos ignorantes” (Lenin).

Diccionario filosófico abreviado · 1959:50

Representantes de corrientes filosófico-religiosas en boga entre los
intelectuales burgueses y pequeño-burgueses rusos, después de la
derrota de la revolución de 1905-1907. «Con fines
contra-revolucionarios la burguesía rusa tenía necesidad de reanimar
la religión, de hacerle propaganda, de crear una nueva, de inculcar o
de reforzar por medios nuevos las creencias religiosas en el pueblo.
De ese modo, la propaganda de la “construcción de Dios” tenía un
carácter social y político» (Lenin, Obras, Ed. rusa). La “religión
nueva” era predicada por una parte, por los “buscadores de Dios”
(Merezhkovski y los poetas decadentes), y por otra parte, por los
“constructores de Dios” (Yushkevich, Valentinov, Bazarov, Lunacharski,
Bogdanov) (ver). No existe ninguna diferencia en cuanto al fondo
entre esas dos corrientes: la primera predicaba abiertamente el
obscurantismo religioso, y la segunda, se esforzaba por estructurar
una especie de religión nueva, “socialista”, por lo tanto, tendiente a
“conciliar” la religión y el marxismo. Esta tendencia se integraba en
la revisión general de los principios filosóficos marxistas
emprendidas por los “machistas” rusos. Lenin denunció la esencia
reaccionaria y el carácter burgués de esa corriente nociva desde el
punto de vista político: “Habéis revestido de oropeles, habéis
endulzado la idea de los clericales, de los Purishkevich, de los
Nicolás II, de los señores Struve, pues en realidad, la idea de Dios
les ayuda a mantener al pueblo en la esclavitud. Al adornar la idea
de Dios, habéis adornado los grilletes por medio de los cuales ellos
encadenan a los obreros y campesinos ignorantes” (Ibid.).

Diccionario filosófico · 1965:52-53

Búsqueda de Dios

Corriente filosófico-religiosa burguesa rusa tendiente a reavivar y a
«fortalecer de una manera nueva la religión en el pueblo» (Lenin).
Surgió a comienzos del siglo XX y trascendió en la organización de
reuniones religiosas (1901-03, Petersburgo), en la publicación de las
revistas Nuevo camino, Problemas de la vida, &c. Las ideas de la
«búsqueda de Dios» alcanzaron singular aceptación en los medios
intelectuales burgueses después de la derrota de la revolución de
1905-07. Se discutieron ampliamente en escritos y en la Sociedad
Filosófico-religiosa, renacida en 1907. Los representantes de dicha
corriente –filósofos y escritores decadentes como Berdiáiev, Dmitri
Merezhkovski (No la paz, sino la espada, 1908, &c.), N. Minski (Sobre
la libertad de la conciencia religiosa, 1902; La religión del futuro,
1905), Serguéi Bulgákov– exhortaban a adoptar una «nueva actitud»
respecto a los preceptos de Cristo, propugnaban cierta «reforma
religiosa». Decían que el fin de la vida estriba en la búsqueda de
Dios, que el sentido de la historia consiste en dar realidad a Dios en
la humanidad, en crear la humanidad divinizada, es decir, una
organización social asentada sobre fundamentos religiosos. Únicamente
la resignación, el amor y la paciencia pueden conducir a las personas
al fin: al reino de Dios. Los buscadores de Dios defendían el
irracionalismo, el conocimiento místico; entendían que la revelación
era el procedimiento más seguro para alcanzar la verdad. La teoría de
la búsqueda de Dios estaba dirigida, ante todo, contra la visión
marxista de la sociedad y se basaba en las concepciones
filosófico-teológicas de Soloviov. Lenin, Plejánov y otros marxistas
pusieron de manifiesto el carácter reaccionario de toda filosofía
místico-religiosa, incluyendo la de la búsqueda de Dios. Después de
la Revolución de Octubre de 1917, la mayoría de los buscadores de Dios
se fueron de Rusia y se manifestaron contra el poder soviético.

Diccionario de filosofía · 1984:49-50

Búsqueda de Dios

Corriente filosófico-religiosa en Rusia, que trataba de demostrar que
la finalidad del desarrollo social consiste en realizar los ideales
del “nuevo” cristianismo, debidamente comprendido. Las ideas de la
búsqueda de Dios se hicieron particularmente populares entre los
intelectuales burgueses de Rusia después de la derrota de la
revolución de 1905-07. Los representantes de la búsqueda de Dios
–filósofos y escritores decadentes Berdiáev, D. Merezhkovski, N.
Minski y otros– llamaban a asumir una “reforma religiosa”, intentando
animar y robustecer de manera nueva la religión en el pueblo. Decían
que la finalidad de la vida consistía en las búsquedas de Dios y que
el destino de la historia era realizar lo divino en la humanidad,
crear la humanidad divina, es decir, una organización social que se
apoyara en bases religiosas. A diferencia del cristianismo
tradicional, con su reino divino del más allá, los buscadores de Dios
suponían que los ideales religiosos (vida eterna, la “sociedad santa”,
&c.) pueden plasmarse aquí, en la Tierra. Defendían el irracionalismo
y veían en el conocimiento místico y la revelación el método más
apropiado para conocer la verdad. Después de la Revolución de
Octubre, la mayoría de buscadores de Dios abandonaron Rusia y se
pronunciaron contra el Poder soviético.

Comparte este artículo