2-Conocimiento directo

Conocimiento directo

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:81-82

o intuición. Saber obtenido sin ayuda de la demostración,
contemplación inmediata de la verdad, a diferencia del saber
discursivo o demostrativo, siempre mediatizado no sólo por los datos
de la experiencia, sino, además, por los razonamientos lógicos. En el
desarrollo de la teoría del conocimiento se ha establecido la
diferenciación entre dos tipos de conocimiento directo: el sensorial y
el intelectual (intuición sensorial e intuición intelectual) que en
las teorias metafisicas se contraponen de manera tajante uno a otro.
Hasta Kant, el conocimiento directo sensorial se consideraba siempre
como un saber experimental por su fuente. Kant afirmó que aparte del
conocimiento directo de procedencia experimental, existen formas de
conocimiento directo sensorial (espacio y tiempo) anteriores a toda
experiencia (apriorísticas). Rechazó la posibilidad de la intuición
intelectual para la mente humana, si bien la consideraba posible para
una mente superior a la del hombre. Para Jacobi el conocimiento
directo era la forma suprema del saber; a su juicio, el órgano de
dicho saber radica en el “sentimiento”; en sus trabajos tardíos
sostuvo que radica en la “razón”. En la Antigüedad, admitieron el
conocimiento directo intelectual Platón y Plotino; en el siglo XVII,
los racionalistas Descartes, Spinoza y Leibniz; a fines del siglo
XVIII y principios del XIX, los idealistas alemanes y los filósofos
del romanticismo, Fichte, Schelling, Friedrich Schlegel; en el siglo
XX, lo ha admitido Husserl. Por intuición intelectual entendían la
facultad de “ver” la verdad “con los ojos de la mente” y de verla,
además de manera directa, sin que mediase la demostración; se
consideraban verdades de ese tipo, por ejemplo, los axiomas
geométricos. En el siglo XX, de la corriente formalista de la
geometría ha surgido una opinión consistente en identificar los
axiomas con las definiciones, desposeyéndolos del carácter de
evidencia inmediata, Hegel sometió a crítica las teorías del
conocimiento directo por no ser dialécticas. En el conocimiento
directo veía la unidad del saber inmediato y el mediato. Sin embargo,
consideraba erróneamente que la base de dicha unidad consistía en el
pensamiento mismo en desarrollo. El materialismo dialéctico ve la
base de la unidad del saber inmediato y el mediato en el desarrollo de
la práctica material: las verdades, aprehendidas de manera mediata por
la práctica y el pensamiento por ésta condicionado, se convierten –en
virtud de una múltiple reproducción– en inmediatas y fidedignas.

Diccionario de filosofía · 1984:83-84

Conocimiento obtenido sin ayuda de la demostración; contemplación
directa de la verdad, a diferencia del conocimiento discursivo,
siempre mediatizado no sólo por los datos de la experiencia, sino
también por el razonamiento lógico. Se distinguen dos variedades del
conocimiento directo: el sensorial y el intelectual, que en las
doctrinas metafísicas se contraponían drásticamente uno a otro. Antes
de Kant, el conocimiento directo sensorial siempre se estudiaba como
conocimiento experimental por su fuente. Kant afirmaba que, además
del conocimiento directo de origen experimental existen también formas
del conocimiento directo sensorial (espacio y tiempo), precedentes a
toda experiencia (apriorísticas). Kant rechazó la posibilidad de que
la mente humana pudiese realizar el conocimiento directo intelectual,
considerando que este último era propio de una mente más perfecta que
la humana. El conocimiento directo intelectual lo reconocían en la
antigüedad Platón y Plotino; en el siglo 17, los racionalistas
Descartes, Spinoza y Leibniz; a fines del siglo 18 y comienzos del 19,
los idealistas y los filósofos alemanes del romanticismo Fichte,
Schelling; y en el siglo 20, Husserl, entendiendo por dicho
conocimiento la capacidad de la mente de ver la verdad con los “ojos
de la mente” y, además, directamente, sin demostración; se
consideraban como tales verdades, por ejemplo, los axiomas de la
geometría. Hegel sometió a crítica las teorías anteriores acerca del
conocimiento directo como teorías no dialécticas. Veía en el
conocimiento directo la unidad del conocimiento directo y el
indirecto, pero consideraba erróneamente que la base de esta unidad
era el pensamiento mismo en proceso de desarrollo. El materialismo
dialéctico ve la base de la unidad de los conocimientos directo e
indirecto en el desarrollo de la práctica material; las verdades
mediatizadas por la práctica y por el pensamiento, condicionado por
ella, pasan a ser, en virtud de la reiterada reproducción,
directamente fidedignas.

Comparte este artículo