2-Cuantificación del predicado

Cuantificación del predicado

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:95

Cuantificación del predicado

(del latín “quantum”: cuánto; inglés “quantity”: cantidad). Cálculo
de la extensión del predicado del juicio. En la lógica tradicional
formal, los juicios se clasifican por la extensión del sujeto, y se
distinguen dos tipos de juicios: los universales (verbigracia, “Todos
los cuadrados son rectángulos”) y los particulares (verbigracia,
“Algunos estudiantes son deportistas”). El lógico y filósofo inglés
Hamilton (1788-1856) propuso tomar asimismo en consideración la
extensión del predicado. De esta suerte, por ejemplo, además de los
dos tipos de juicios afirmativos en los que el predicado no se toma en
toda su extensión y que Hamilton denomina totoparciales y
parti-parciales, se establecen aún otros dos tipos: toto-totales (por
ejemplo, “Todos los triángulos equiláteros son triángulos
equi-ángulos”) y parti-totales (por ejemplo, “algunos árboles son
encinas”), en los cuales el predicado se toma en toda su extensión.
Esta cuantificación del predicado ha permitido considerar el juicio
como una ecuación. En lógica matemática se entiende por
cuantificación del predicado la articulación de los predicados
variables por medio de cuantificadores (Cuantificador) y, por
consiguiente, el paso del cálculo de predicados de primer grado al
cálculo de predicados de segundo grado.

Diccionario de filosofía · 1984:97-98

Cuantificación del predicado

(lat. quantum.) Establecimiento del volumen del predicado del juicio.
En la lógica formal tradicional los juicios se dividen en variedades
en dependencia del volumen del sujeto: se diferencian dos variedades
de los juicios: generales (por ejemplo, “Todos los cuadrados son
cuadriláteros”) y particulares (por ejemplo, “Algunos estudiantes son
deportistas”). Hamilton propuso tomar en consideración también el
volumen del predicado. Así pues, además de dos variedades de juicios
afirmativos, en los que el predicado no se toma en pleno volumen y los
que Hamilton llama general-particular y particular-particular, se
destacan otras dos variedades: general-general (por ejemplo, “Todos
los triángulos equiláteros son triángulos equiángulos”) y
particular-general (por ejemplo, “Algunos árboles son robles”), en los
que el predicado se toma en pleno volumen. Tal Cuantificación del
predicado permitió enfocar el juicio como ecuación.

Comparte este artículo