2-Diferencia

Diferencia

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946
No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959
Diccionario filosófico · 1965:123

Momento necesario de toda unidad, peculiaridad de cualquier cosa,
fenómeno y proceso; caracteriza la naturaleza interiormente
contradictoria de las cosas, el desarrollo de las mismas. La
diferencia se desprende necesariamente del automovimiento de la
materia, del desdoblamiento dialéctico de lo singular, de la aparición
de contradieciones. El origen inmanente de las diferencias y su
correlación caracterizan la lógica objetiva interna de la evolución.
Hay que distinguir entre las diferencias internas y las externas, no
relacionadas directamente con el desarrollo de la cosa concreta
determinada. La diferencia externa designa tan sólo que la cosa en
cuestión es distinta de todas las demás cosas y se presenta como algo
independiente y de relativa estabilidad. Las diferencias internas
denotan que en el proceso de su desarrollo, una cosa parece
convertirse en otra sin dejar de ser, al mismo tiempo, lo que ella es:
en esto se manifiesta de manera patente la unidad entre identidad y
diferencia. La diferencia caracteriza la etapa inicial de la
contradicción, es «la contradicción en sí», una contradicción sin
desplegar sin desarrollar. Por otra parte, es imposible separar una
de otra la diferencia interna y la externa. Las diferencias internas,
durante el desarrollo del proceso y la separación de tales o cuales
facetas del fenómeno en evolución, pueden convertirse en externas. A
su vez, las diferencias externas sirven de complemento necesario a las
internas, pueden constituir un impulso peculiar para que aparezcan las
diferencias internas. Todo el avance de la ciencia moderna pone de
manifiesto la inconsistencia de la separación y de la contraposición
metafísicas entre las diferencias internas y las externas, entre la
diferencia y la identidad.

Diccionario de filosofía · 1984:119-120

Categoría que expresa un aspecto del desarrollo de la contradicción.
La diferencia es un elemento necesario del desarrollo, del
automovimiento de la materia y del desdoblamiento dialéctico de la
unidad. La diferencia no existe sin identidad. Lo mismo que esta
última, la diferencia puede ser externa e interna. Es externa la
diferencia de las cosas, procesos, &c., cuando éstos no están
vinculados interiormente y unidos entre sí, pero son parecidos,
iguales. Es interna la diferencia de las cosas, procesos, &c.
internamente unidos y vinculados entre sí. Significa que una cosa
(proceso, &c.) se forma a partir de algo distinto y se convierte en
algo distinto, siendo por cierto tiempo lo que es. La diferencia
interna es posible solo en unidad con la externa. Toda cosa, proceso,
&c. se diferencian en su interior precisamente porque a través de la
naturaleza de esta cosa, proceso, &c. “se refracta” su interacción
específica con otras cosas y procesos. La categoría de la diferencia
caracteriza una de las primeras etapas de desenvolvimiento de la
contradicción, cuando ésta aún no se ha desarrollado hasta el fin.
Con ayuda de esta categoría, el proceso de desarrollo se refleja en el
pensamiento más profundamente que mediante la categoría de la
identidad. En ella se fija aquella fase de la cosa en que esta
última, habiendo surgido como algo distinto de su fuente, incluye en
sí, como elemento subordinado, la identidad con ella.

Comparte este artículo