5-Estado

Estado

Diccionario filosófico marxista · 1946:102

Estado

El Estado es la organización política de la clase económicamente
gobernante, que tiene por objetivo proteger el régimen económico
existente y aplastar la resistencia de las demás clases. El Estado
“es una máquina para sostener el dominio de una clase sobre la otra”
(Lenin), “una máquina en manos de la clase dominante para reprimir la
resistencia de sus enemigos de clase” (Stalin). El Estado nació junto
con la división de la sociedad en clases explotadoras y explotadas, y
es producto del carácter irreconciliable de las contradicciones entre
las clases. Hasta hoy la historia conoce tres tipos fundamentales de
Estado de los explotadores: el Estado esclavista, el feudal y el
burgués. Las formas de la dominación política de los explotadores son
diversas. Así, por ejemplo, las formas de la dominación política de
la burguesía son la monarquía burguesa, la república democrática y la
dictadura burguesa sin velos. El contenido de clase de estas formas
es el mismo: la dictadura del capital. Incluso la forma política más
avanzada del Estado burgués –la república democrática con el
Parlamento y el reconocimiento formal del sufragio universal– sigue
siendo un instrumento de dominación en manos del capital. “La fuerza
del capital lo es todo, la Bolsa lo es todo, y el Parlamento, las
elecciones, sólo son marionetas, muñecos” (Lenin). Como consecuencia
de la revolución socialista, el proletariado destruye el Estado
burgués y crea sobre nuevos principios un nuevo tipo de Estado: la
dictadura del proletariado (ver). El paso al nuevo régimen se realiza
mediante el derrocamiento violento, revolucionario, de la dominación
de los explotadores, que constituyen la ínfima minoría de la
población. El objetivo de la dictadura del proletariado consiste en
suprimir la explotación del hombre por el hombre, liquidar las clases
y lograr la construcción del comunismo. Stalin desarrolló la teoría
del marxismo-leninismo sobre el Estado, señaló su trayectoria en las
condiciones del comunismo: “Seguimos avanzando, hacia el comunismo.
¿Se mantendrá en nuestro país el Estado, también durante el período
del comunismo? Sí, se mantendrá, si no se liquida el cerco
capitalista, si no se suprime el peligro de un ataque armado del
exterior… No, no se mantendrá y se extinguirá, si el cerco
capitalista se liquida, si lo sustituye un cerco socialista” (Stalin).

Diccionario de filosofía y sociología marxista · 1959:31-32

Estado

Organización política de la clase económicamente dominante, que tiene
por objeto proteger el orden económico existente y anular la
resistencia de las otras clases. El Estado “es una máquina para
mantener la dominación de una clase sobre la otra” (Lenin), “una
máquina en manos de la clase dominante, para aplastar la resistencia
de los enemigos de clase” (Stalin). El Estado nació con la división
de la sociedad en clases explotadoras y explotadas, como un producto
de inconciliables contradicciones de clase.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:169-170

Estado

Organización política de la clase económicamente dominante, que tiene
por fin salvaguardar el régimen económico existente y reprimir la
resistencia de las otras clases. “El Estado es una máquina destinada
a mantener la dominación de una clase sobre otra” (Lenin, Obras, Ed.
rusa).

Como parte principal de la superestructura (ver Base y
Superestructura), el Estado, al igual que toda superestructura tiende
a conservar y a fortalecer el sistema económico que lo ha creado.

Los sociólogos y juristas burgueses tratan de presentar al Estado como
una categoría existente desde siempre y surgida junto con la sociedad.
El marxismo-leninismo ha rechazado estas ideas anticientíficas y
demostrado en forma concluyente que en la sociedad primitiva sin
clases, no existía el Estado, que el mismo surgió al producirse la
división de la sociedad en clases de explotadores y explotados. La
descomposición del sistema social primitivo, es decir, la división de
la sociedad en clases antagónicas formadas por un lado por los
esclavistas y por el otro por los esclavos, originó la formación del
estado esclavista. Dos rasgos fundamentales caracterizan al Estado en
contraposición al régimen primitivo que lo precediera: la división de
la población de acuerdo con el principio territorial y la presencia
del poder estatal, separado del pueblo y por encima de éste.

Los principales instrumentos de poder del Estado explotador son los
órganos de represión, el ejército, la policía, las cárceles.

El tipo histórico del Estado se define según el régimen económico al
que defiende y protege, y según a cuál de las clases pertenece el
poder estatal. En la historia se conocen tres tipos de estados
explotadores correspondientes a tres formaciones económico-sociales de
explotación: el estado esclavista, el feudal y el burgués.

La esencia de todos los estados de un determinado tipo histórico es
siempre la misma, pero ella aparece bajo formas diferentes en relación
con la situación histórica resultante y con los variables problemas
del dominio de clase. Las formas del Estado quedan establecidas por
la lucha de clases y por la correlación de fuerzas existente entre las
mismas. Bajo el capitalismo existen diversas formas de gobierno:
monarquía constitucional, parlamentaria, república presidencial, etc.
Como forma fundamental del dominio de la burguesía en el período de
formación y desarrollo del capitalismo, aparece la democracia
burguesa, en la cual se declara la igualdad de los ciudadanos ante la
ley y se expresan los derechos del individuo, tales como las
libertades de palabra, de prensa, de reunión, la inviolabilidad del
domicilio, etc.

Sin embargo, bajo el capitalismo la democracia es siempre formal, ya
que las masas explotadas se hallan privadas de aprovechar plenamente
las posibilidades expresadas en las constituciones en cuanto a
derechos y libertades.

En la época del imperialismo, en toda la superestructura de la
sociedad capitalista se produce un vuelco de la democracia hacia la
reacción. En las condiciones de la crisis general del capitalismo, la
burguesía se encuentra a menudo sin fuerzas para gobernar por medio de
la forma democrático-burguesa y en el período de intensa agravación de
las contradicciones de clase, tiende a establecer el fascismo, o sea
la abierta dictadura terrorista de los monopolios. La victoria de la
revolución proletaria significa el aniquilamiento del estado burgués y
la creación del estado socialista, cuyo principal problema consiste en
construir la sociedad comunista.

La esencia del estado socialista es la dictadura de la clase
trabajadora; (ver dictadura del proletariado), esta esencia única se
manifiesta bajo diversas formas. Como consecuencia de la Revolución
de Octubre, el proletariado y todos los trabajadores de Rusia crearon
el primer estado socialista en el mundo: el Estado soviético. Otra
forma de estado socialista es la de la democracia popular, surgida
después de la segunda guerra mundial, como resultado de la victoria de
la revolución en una serie de países europeos y asiáticos. (Ver “El
Estado y la Revolución”, Estado socialista y democracia popular).

Diccionario filosófico · 1965:152

Estado

Organización política de la clase económicamente dominante; tiene por
fin mantener el orden de cosas existente, y aplastar la resistencia de
las otras clases. Surgió a consecuencia de haberse escindido la
sociedad en clases, como instrumento de la clase explotadora para
mantener sometido al pueblo explotado. El proceso de la formación del
Estado consistió en destacar un poder público especial con su
ejército, su policía, sus cárceles e instituciones coercitivas de
distinto género. En las sociedades que se fundan en la propiedad
privada de los medios de producción, el Estado es siempre instrumento
de la clase dominante, de su dictadura, una fuerza especial para
sojuzgar a las masas explotadoras con independencia de que se
establezcan tales o cuales formas de gobierno. Los estados
imperialistas modernos persiguen toda manifestación del movimiento
liberador, la lucha de las masas por la paz, etc. La política
exterior de tales Estados tiende a esclavizar a los pueblos libres e
independientes, a subordinarlos a los imperialistas. Tiene por
principio un carácter distinto el Estado proletario. También es
instrumento de una dictadura de clase, precisamente de la dictadura
del proletariado, pero en interés de todos los trabajadores, es decir,
de la inmensa mayoría de la población, y se emplea para la represión
de los explotadores. El Estado socialista puede presentar formas
distintas, pero en todas ellas su esencia es la misma: la dictadura
del proletariado. Después de la Segunda Guerra Mundial, en varios
países de Europa y Asia surgieron estados de democracia popular, los
cuales, junto con los Soviets de la U.R.S.S., son formas del Estado
socialista. Engels escribió que el Estado proletario no es ya un
Estado en el sentido propio de la palabra. El Estado en su sentido
propio es una fuerza cada vez más ajena al pueblo, contrapuesta al
pueblo, llamada a mantener al pueblo sometido a la clase explotadora.
El Estado proletario, en cambio, por su esencia expresa los intereses
del pueblo. De ahí se desprende otra particularidad suya que fue
destacada por Lenin al denominarlo, “Estado en extinción”. El Estado
no existirá siempre. En el futuro cederá su lugar a la autogestión
social comunista. El Estado de todo el pueblo que surge del de la
dictadura de la clase obrera cuando se llega a un determinado nivel en
la edificación de la sociedad comunista, constituye un escalón próximo
ya a la futura sociedad sin Estado.

Diccionario de filosofía · 1984:146

Estado

Organización política de la clase económicamente dominante, que
persigue el objetivo de proteger el régimen existente y reprimir la
resistencia de otras clases. El Estado surgió a consecuencia de la
división de la sociedad en clases, como instrumento de la clase
explotadora para aplastar al pueblo explotado. El proceso de
formación del Estado consistía en que se destacó un poder público
específico que poseía su ejército, policía, cárceles y diversas
instituciones coercitivas. En las sociedades basadas en la posesión
privada de los medios de producción, el Estado siempre es un
instrumento de la clase explotadora dominante, de su dictadura, una
fuerza especial destinada a reprimir a las masas explotadas, sean
cuales fueren las formas de gobierno. Al descubrir la esencia de todo
estado explotador, el marxismo, a la vez, no es indiferente a sus
formas y fundamenta la necesidad de defender la democracia y luchar
contra la tendencia hacia la fascistización del estado burgués. Con
el objeto de mantener y ampliar la dominación de la burguesía
monopolista, los estados imperialistas contemporáneos procuran
aplastar el movimiento liberador de los pueblos y la lucha de las
masas por la paz, la democracia y el socialismo. El estado proletario
tiene un carácter distinto por principio. Siendo instrumento de la
dictadura del proletariado, reprime a los explotadores en beneficio de
los trabajadores, es decir, de la inmensa mayoría de la población.
Después de la segunda guerra mundial, en varios países de Europa y
Asia surgieron los Estados de democracia popular que, como los Soviets
en la URSS, constituyen formas de estado socialista. Engels decía que
el estado proletario no podría ya considerarse como estado en la
acepción propia del término. El estado imperialista es una fuerza que
se enajena cada vez más del pueblo, se le opone y está llamado a
mantenerlo obediente frente a la clase explotadora, mientras que el
estado proletario expresa, por su esencia, los intereses del pueblo.
De ahí se deriva otra peculiaridad suya, calificada por Lenin de
estado en extinción. El estado no existirá eternamente. En el futuro
cederá lugar a la autogestión social comunista. Una etapa en el
camino hacia la sociedad sin estado es el Estado de todo el pueblo,
que se desarrolla del estado de la dictadura de la clase obrera en el
curso de la edificación de la sociedad comunista.

Comparte este artículo