2-Inconsciente

Inconsciente

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946
No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959
Diccionario filosófico · 1965:237
  1. Acción efectuada automáticamente, de modo reflejo, cuando su causa
    no ha podido llegar a la conciencia (una reacción de defensa, por
    ejemplo) o bien cuando aquella se encuentra en un estado de inhibición
    natural o artificial (durante el sueño, bajo los efectos de la
    hipnosis, por una fuerte embriaguez, por un acceso de sonambulismo,
    etc.).
  2. En las publicaciones burguesas, el término de “inconsciente” a
    menudo se emplea como designación de una esfera psíquica especial en
    la que se concentran tendencias, motivos y anhelos eternos e
    invariables cuyo sentido se halla determinado por los instintos y no
    es accesible a la conciencia. La doctrina idealista del inconsciente
    ha encontrado su exposición más acabada en el freudismo. Según esta
    concepción, la psique se compone de tres capas: el inconsciente, el
    subconsciente y la conciencia. El inconsciente constituye el
    fundamento profundo de la psique, determinante de toda la vida
    consciente del hombre e incluso del destino de los individuos y de
    pueblos enteros. Las tendencias inconscientes hacia el placer y la
    muerte (instinto de agresión) constituyen el significado principal de
    todas las emociones y vivencias. El subconsciente (o lo
    preconsciente) forma una zona limítrofe entre la conciencia y el
    inconsciente. En esta zona, irrumpen las tendencias inconscientes y
    en ella misma la conciencia las somete a una rigurosa censura. La
    conciencia se entiende como manifestación superficial de la psique en
    el punto de contacto con el mundo exterior, y depende, ante todo, de
    fuerzas místicas inconscientes. El inconsciente, como base mística e
    incognoscible de los actos conscientes, figura también en las
    concepciones de Herbart, Schopenhauer y otros idealistas.
Diccionario de filosofía · 1984:226-227
  1. Acción realizada de modo automático, reflejo, cuando su causa no
    ha tenido tiempo aún de llegar a la conciencia (por ejemplo, la
    reacción de defensa, &c.), así como cuando la conciencia se desconecta
    de modo natural o artificial (en el sueño, durante la hipnosis, en
    estado de fuerte embriaguez, en caso de lunatismo, &c.).
  2. Activos procesos psíquicos que no participan directamente en la
    actitud consciente del sujeto hacia la realidad, debido a lo cual los
    mismos no se concientizan en el momento dado (Subconsciente).
  3. En la literatura filosófica y psicológica no marxista, el término
    lo inconsciente se usa a menudo para designar una esfera especial de
    la psique, que concentra en sí las inclinaciones, motivos y
    aspiraciones eternos, cuyo sentido se determina por los instintos y es
    inaccesible para la conciencia. Esta noción sobre lo inconsciente se
    desarrolló del modo más pleno en el freudismo. Según esta concepción,
    la psique está formada por tres “capas”: lo inconsciente, lo
    subconsciente y la conciencia. Lo inconsciente es el fundamento más
    profundo de la psique, que determina toda la vida consciente del
    hombre e incluso el destino de individuos y pueblos enteros. Las
    inclinaciones inconscientes hacia el placer y la muerte (instinto de
    la agresión) constituyen el sentido lógico de todas las emociones y
    vivencias. Lo subconsciente (o preconsciente) es una esfera especial
    intermedia entre la conciencia y lo inconsciente. En dicha esfera
    irrumpen las tendencias inconscientes, donde son sometidas a una
    rigurosa censura por una “instancia” psíquica especial, engendrada por
    la vida social del hombre, su “Super-yo” (o conciencia). La
    conciencia es una manifestación superficial de la psique en el enlace
    con el mundo exterior y depende, ante todo, de las fuerzas
    inconscientes. Lo inconsciente, como causa misteriosa de todos los
    actos conscientes, figura en las concepciones de Herbart, Schopenhauer
    y algunos otros idealistas.
Comparte este artículo