2-Occidentalistas

Occidentalistas

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:345

Representantes de una de las direcciones de la ideología social rusa
de la década de 1840. Abogaban por la liquidación del atraso
provocado por el régimen feudal y de servidumbre y el desarrollo de
Rusia en un sentido “occidental”, es decir, burgués. A mediados de la
década indicada, formaban parte del círculo de occidentalistas de
Moscú: Herzen, Granovski, Ogariov, Vasili Botkin, Kavelin, Nikolái
Ketcher, Ievgueni Korsh y otros. Mantenía estrecha relación con el
grupo, Belinski. Se hallaban asimismo incluidos entre los
occidentalistas: Iván Turguéniev, Pavel Annenkov, Iván Panáiev, &c.
El reconocimiento de una determinada unidad en las concepciones de los
occidentalistas (condena del régimen autocrático y de servidumbre,
lucha contra el “populismo oficial”, tendencia a la europeización de
Rusia, &c.) y de su contenido objetivamente burgués, no excluye el
hecho de que hubiera entre ellos divergencias. Al principio, la
polémica dentro de esta corriente (sobre cuestiones de estética,
filosóficas y, después, político-sociales) estaba velada por sus
actuaciones conjuntas; las discusiones no rebasaban el marco de los
círculos. No obstante, a fines de la década indicada, tras
vacilaciones de todo género, se van abriendo paso cada vez con mayor
precisión dos tendencias. fundamentales: la de Belinski, Herzen y
Ogariov, que actúan como materialistas, como demócratas
revolucionarios y socialistas; la de Kavelin, Botkin, Korsh y otros,
que defienden la religión y el idealismo, y en las cuestiones
políticas personifican la línea del liberalismo burgués-terrateniente.
Algunos falsificadores modernos de la historia del pensamiento social
ruso (Hans Kohn, Tompkins, A. Scelting y otros) alterando el
contenido del término “occidentalistas”, lo utilizan para tergiversar
conscientemente la historia de Rusia; entre los occidentalistas
incluyen (como prolongadores de las tradiciones de Belinski y de
Herzen) a los kadetes y a los mencheviques; a los bolcheviques, en
cambio, los declaran herederos ideológicos de los eslavófilos.

Diccionario de filosofía · 1984:318

Representantes de una corriente del pensamiento social ruso de los
años 40 del siglo 19, que se pronunciaban por la supresión de las
relaciones feudales de servidumbre y el desarrollo de Rusia por la vía
“occidental”, es decir, burguesa. A mediados de los años 40 formaban
parte del círculo de los occidentalistas de Moscú Herzen, Granovski,
Ogariov, V. Botkin, Kavelin y otros. Belinski mantuvo estrecho
contacto con dicho círculo. Entre los occidentalistas figuraban
también los escritores rusos I. Turguénev, P. Annenkov, I. Panáev y
otros. El reconocimiento de cierta unidad de los criterios de los
occidentalistas (condena del régimen autocrático y feudal, desarrollo
de las ideas de la Ilustración, aspiración a europeizar a Rusia, &c.)
y de su contenido burgués objetivo no significa que entre ellos no
existiesen divergencias. Al comienzo, la polémica entre los
occidentalistas (en torno a los problemas estéticos, filosóficos y,
más tarde, socio-políticos) no rebasa el marco de los círculos. Pero
a fines de los años 40 se esbozan con una nitidez cada día mayor las
dos tendencias fundamentales: Belinski, Herzen y Ogariov actúan como
materialistas, demócratas revolucionarios y socialistas, mientras que
Kavelin, Botkin y otros defienden el idealismo y representan en las
cuestiones políticas la línea del liberalismo terrateniente-burgués.
Además de ello, algunos occidentalistas (por ejemplo, Granovski)
siguen sustentando las posiciones de la educación supraclasista.
Ciertos falsificadores actuales de la historia del pensamiento social
ruso usan el término “occidentalistas” como medio de deformación
consciente de la historia de Rusia: incluyen entre los occidentalistas
a los demócratas-constitucionalistas y a los mencheviques, haciéndoles
pasar por continuadores de las tradiciones de Belinski y Herzen, y
proclaman a los bolcheviques herederos ideológicos de los eslavófilos.

Comparte este artículo