3-Pitagóricos

Pitagóricos

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

Diccionario filosófico abreviado · 1959:408

Discípulos del filósofo griego Pitágoras (aprox. 580-500 a.n.e.). La
escuela de Pitágoras ejerció una gran influencia durante el siglo IV
antes de nuestra era, e hizo un aporte precioso al desarrollo de las
matemáticas y de la astronomía. Sin embargo, habiendo erigido en
absoluta la noción de número, a la que separaban de los objetos
materiales, y tomando las relaciones cuantitativas por la esencia de
las cosas, los pitagóricos cayeron en el idealismo, base de su
simbolismo y de su mística supersticiosa. Con el desarrollo de la
escuela se fue acusando su tendencia idealista y mística. El
pitagorismo era no solamente una corriente filosófica, sino también
una organización política reaccionaria de la aristocracia esclavista,
que tenía su sede en Crotona (ciudad de la antigua Italia). En la
época de la decadencia de la esclavitud antigua, el misticismo
pitagórico de los números fue recogido por los neo-platónicos. (Ver
Neo-platonismo).

Diccionario filosófico · 1965:363

Seguidores del antiguo filósofo griego Pitágoras de Samos
(aproximadamente 580-500 a.n.e.). La escuela pitagórica, cuya
influencia fue grande sobre todo en el siglo IV a.n.e., hizo una
valiosa aportación al progreso de la matemática y de la astronomía.
Sin embargo, después de asignar un valor absoluto a la abstracción de
cantidad y después de separar ésta de las cosas materiales, los
pitagóricos llegaron más tarde a una filosofía idealista, según la
cual las relaciones cuantitativas constituyen la esencia de las cosas.
Así, habiendo descubierto que en la base de los tonos musicales y de
la armonía se encuentra un intervalo cuantitativamente determinado,
elevaron tal descubrimiento a la categoría de absoluto en su teoría
acerca de la cósmica “armonía de las esferas”. De ahí arrancaron el
simbolismo matemático de los pitagóricos y la mística de los números,
repleta de supersticiones, combinada con la creencia de Pitágoras en
la transmigración de las almas. Con el desarrollo de la escuela, se
incrementó su tendencia idealista y mística. El pitagorismo no fue
sólo una escuela filosófica, sino, además, una organización política
de la aristocracia esclavista. Pitágoras fundó en Crotona (Italia
Meridional) una Liga pitagórica reaccionaria. Quinientos años más
tarde, en la época de decadencia de la sociedad esclavista
grecorromana el neoplatonismo asimiló y resucitó la mística pitagórica
de los números.

Diccionario de filosofía · 1984:336-337

Adeptos del antiguo filósofo griego Pitágoras de Samos (ca. 580-500
a.n.e.). La escuela pitagórica, que era particularmente influyente en
el siglo 4 a.n.e., hizo un valioso aporte al desarrollo de las
matemáticas y la astronomía. Sin embargo, al absolutizar la
abstracción de la cantidad y separar esta última de las cosas
materiales, los pitagóricos llegaron a la conclusión de que las
relaciones cuantitativas son la esencia de las cosas. Sobre esta base
crecieron el simbolismo matemático pitagórico y la mística de los
números, rebosante de supersticiones, que se conjugaba con la fe de
Pitágoras en el traslado de las almas. Con desarrollo de la escuela
era cada vez más fuerte su tendencia idealista y mística. 500 años
más tarde, en la época del decaimiento de la sociedad esclavista
antigua, la mística pitagórica de los números fue asimilada y
resucitada por el neoplatonismo y el neopitagorismo.

Comparte este artículo