4-Sofistas

Sofistas

Diccionario filosófico marxista · 1946:285

Los sofistas pertenecen a una escuela filosófica en la Grecia Antigua.
Sus representantes más destacados fueron Protágoras, Gorgias, Pródico
y otros (siglo V antes de nuestra era). En algunos problemas, los
sofistas oscilan entre el materialismo y el idealismo, pero en general
su filosofía se distingue por su subjetivismo y la negación de la
verdad objetiva. Protágoras enseñaba que “el hombre es la medida de
todas las cosas”. Gorgias defendía tres tesis: 1) nada existe; 2) si
algo existiera sería inconcebible para el hombre; 3) si fuera
concebible, tampoco se podría transmitir o explicar a los demás. Los
sofistas actuaban como maestros de elocuencia y del arte de vencer al
adversario en la disputa refutando sus argumentos, sin tener en cuenta
quién estuviese en la posesión de la verdad. Esto dio también a la
sofística (ver) un sentido nominal de hábil juego de palabras, de un
filosofar retórico, justo en apariencia, pero esencialmente falso.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:475

(del griego,σοφιστής, “sabio”.) Así se llamaban los filósofos griegos
que en el siglo V a.n.e. eran maestros de “sabiduría” y de
elocuencia. Los sofistas no formaban una escuela unida. Lo único que
tenían de común era la negación de la religión, una explicación
racionalista de los fenómenos de la naturaleza, un relativismo ético y
social. El grupo principal de los sofistas (los “primogénitos”) era
partidario de la democracia esclavista y tenían, en general, una
concepción materialista de la naturaleza. Protágoras, Hipías,
Pródico, Antifón fueron los primeros educadores enciclopédicos de la
antigüedad. Se interesaron especialmente en la gnoseología.
Protágoras enseñaba que todas las cosas fluyen y que la sensación es
la única fuente del conocimiento. El hombre, decía, “es la medida de
todas las cosas”. Algunos sofistas llegaban a conclusiones escépticas
acerca del ser y del conocimiento. Así, Gorgias sostenía las tres
tesis siguientes: 1) nada existe; 2) si alguna cosa existe, no podemos
conocerla; 3) aun si pudiéramos conocerla, no podríamos hacerla
conocer a los demás. Los sofistas del campo aristocrático, Critias e
Hipódamo, se inclinaban a la filosofía idealista. La sofística es el
conjunto de procedimientos empleados sobre todo durante el siglo IV
a.n.e. por los sofistas, que se transformaron, según la expresión de
Aristóteles, en maestros de la “sabiduría imaginaria”.

Diccionario filosófico · 1965:436

(del griego σοφιστής: maestro, artista). Así se denominaba, en la
antigua Grecia, a los filósofos que actuaban como maestros
profesionales de “sabiduría” y de “elocuencia” (siglo V a.n.e.). Los
sofistas no constituían una escuela única. Sus concepciones tenían de
común la renuncia a la religión, la explicación racionalista de los
fenómenos de la naturaleza, el relativismo ético y social. El grupo
más importante de sofistas (los sofistas “viejos”) se situaban al lado
de la democracia esclavista. En general su concepción de la
naturaleza era materialista. Los representantes de este grupo
–Protágoras, Hipias, Pródico) Antifón– fueron los primeros
enciclopedistas de la Antigüedad clásica. Investigaron sobre todos
los problemas del conocimiento. Algunos sofistas llegaban a
establecer conclusiones escépticas respecto al ser y a su cognición
(Gorgias). Los sofistas pertenecientes al campo aristocrático
–Critias, Hipodamo– tendían al idealismo filosófico. En la discusión,
los sofistas recurrían a procedimientos que, más tarde, recibieron el
nombre de sofística. Esta tendencia adquirió singular relieve entre
los sofistas tardíos (siglo IV a.n.e.), que se convirtieron en
maestros de “pseudo sabiduría” (Aristóteles).

Diccionario de filosofía · 1984:407

(griego sophistes: artífice, sabio.) Se llamaba así a los filósofos
antiguos griegos, que desempeñaban el papel de maestros profesionales
de “sabiduría” y “elocuencia” (siglo 5 a.n.e.). Los sofistas no
constituían una escuela. Lo común en sus criterios es la renuncia a
la religión, la explicación racionalista de los fenómenos de la
naturaleza y el relativismo ético y social. El grupo fundamental de
sofistas (sofistas “mayores”) se pronunciaba de parte de la democracia
esclavista. Le es característica la comprensión materialista en
general de la naturaleza. Los representantes de este grupo
–Protágoras, Hipias, Pródico, Antifón– fueron los primeros ilustrados
enciclopedistas de la Grecia Antigua. Centraban su atención en los
problemas del conocimiento. Algunos sofistas llegaban a conclusiones
escépticas sobre el ser y su conocimiento (Gorgias). Los sofistas del
campo aristocrático –Critio, Hipodamo– se inclinaban al idealismo
filosófico. En la discusión los sofistas recurrían a los
procedimientos más tarde denominados sofística. Esta tendencia se
manifestó con particular realce en las concepciones de los sofistas
posteriores (siglo 4 a.n.e.), que, según Aristóteles, se convirtieron
en maestros de una “sabiduría falsa”.

Comparte este artículo