Capitalismo de Estado

CAPITALISMO DE ESTADO:

en los países capitalistas, formas diversas de participación directa
del Estado burgués en la economía del país.

Uno de los elementos decisivos del capitalismo de Estado radica en la
propiedad capitalista de Estado (ver). El Estado capitalista puede
poseer en propiedad bienes de distinto género: empresas industriales,
de transporte, energéticas, vías y medios de comunicación, tierras y
bosques, armamento y reservas de pertrechos de guerra, importantes
recursos monetarios bajo el aspecto de ingresos presupuestarios y de
imposiciones en instituciones crediticias del Estado.

Existe también la propiedad mixta bajo el aspecto de las denominadas
sociedades mixtas, que se forman mediante la adquisición de acciones
de las empresas estatales por compañías privadas capitalistas o bien
mediante la inversión de recursos estatales en las empresas privadas.

En los países imperialistas, el capitalismo de Estado adquiere el
carácter de capitalismo monopolista de Estado (ver).

En los jóvenes países en desarrollo, en países coloniales que han
conquistado la independencia política, el capitalismo de Estado
desempeña una nueva función. Constituye un medio de lucha contra el
capital extranjero, extirpa las raíces económicas de su dominio,
contribuye a fortalecer y desarrollar la economía nacional. El sector
estatal estimula cada vez más el rápido auge de las fuerzas
productivas, crea las premisas económicas para que dichos países
emprendan la vía no capitalista de desarrollo.

En el periodo de transición del capitalismo al socialismo, el
capitalismo de Estado representa una forma especial de subordinación
de las empresas capitalistas a la dictadura del proletariado
establecida con el fin de preparar las condiciones de la socialización
socialista de toda la producción. En la U.R.S.S el capitalismo de
Estado existió durante el período de transición, sobre todo bajo la
forma de arriendo de empresas estatales a los capitalistas y bajo la
forma de concesiones. A los capitalistas extranjeros se les concedió
el derecho de explotar determinadas minas por cierto tiempo. Vencido
el plazo del contrato, las empresas pasaron al Estado soviético.
Mientras el contrato estuvo en vigor, el Estado recibió del
capitalista la parte del producto establecida. Sin embargo, el
capitalismo de Estado no alcanzó un desarrollo importante en la URSS.
Ha sido utilizado en mayor escala en la República Democrática Alemana,
en Rumania y en algunos otros países socialistas. A través del
capitalismo de Estado, se van transformando las empresas capitalistas
privadas. Pasan éstas, primero, por las formas inferiores del
capitalismo de Estado —el estado adquiere la producción a precios
fijos—; luego se establecen convenios en virtud de los cuales las
empresas capitalistas elaboran materias primas proporcionadas por las
organizaciones estatales, y finalmente el Estado adquiere la
producción íntegra de las empresas mixtas, estatal-privadas. En las
empresas mixtas, todos los medios de producción pasan, de hecho, a
manos del Estado. Durante cierto período, los excapitalistas reciben
cierta parte del plusproducto en forma de un determinado interés sobre
el valor estimado de la propiedad que se les ha socializado.

Comparte este artículo