Carácter social del trabajo

CARÁCTER SOCIAL DEL TRABAJO:

forma social del trabajo que aparece cuando los hombres intercambian
sus actividades o los resultados de ellas en las condiciones del
trabajo en común o de la división social del trabajo.

“Tan pronto como los hombres, de tal o cual modo, trabajan los unos
para los otros, su trabajo asume una forma social” (C. Marx).

El trabajo siempre posee carácter social, pero, según sea el modo de
producción, el carácter social del trabajo se manifiesta de manera
distinta. Así, en el régimen de la comunidad primitiva, los hombres,
en virtud del nivel extraordinariamente bajo en que se encontraban las
fuerzas productivas, se veían obligados a trabajar en común, y el
carácter social de su trabajo se presentaba en forma directa.

En las condiciones de la economía mercantil, con la existencia de la
propiedad privada sobre los medios de producción —factor que desunía a
los productores, el trabajo de cada individuo aparece directamente
como trabajo privado.

El carácter social del trabajo de los productores individuales,
separados, sólo se manifiesta en el mercado, en el cambio donde tiene
que recibir un reconocimiento social. El trabajo del productor
individual de mercancías revela su significado social únicamente a
través de la forma de trabajo abstracto. Por lo tanto, en este caso
existe una contradicción entre el trabajo privado y el trabajo social
de los productores de mercancías. Bajo el capitalismo, besado en la
explotación del trabajo asalariado dicha contradicción adquiere la
forma de contradicción entre el carácter social del proceso de
producción y la forma capitalista privada de apropiación.

Bajo el socialismo, el trabajo posee un carácter directamente social.
Mas, a diferencia de lo que sucedía en el régimen de comunidad
primitiva, el carácter directamente social del trabajo socialista se
halla condicionado por el alto nivel de desarrollo de las fuerzas
productivas, por la propiedad social sobre los medios de producción y
por el desenvolvimiento planificado de la economía. Debido a estas
causas, el trabajo de cada individuo que participa en la producción
socialista es planificado por la sociedad, y desde el primer momento
aparece como una particularidad del trabajo social global.

Comparte este artículo