Clases sociales

CLASES (SOCIALES):

grandes grupos sociales que se diferencian por el lugar que ocupan en
el sistema, históricamente condicionado, de la producción social; por
su relación (casi siempre lijada y formulada jurídicamente) con los
medios de producción; por su papel en la organización social del
trabajo, y, consiguientemente, por el modo de percibir la parte de la
riqueza social de que disponen, así como por la magnitud de la misma.

Las clases surgieron en el período de la descomposición del régimen de
la comunidad primitiva como consecuencia de que se desarrollaron las
fuerzas productivas y aparecieron a división social del trabajo, la
propiedad privada sobre los medios de producción y la explotación del
hombre por el hombre.

En las formaciones económico-sociales basadas en la explotación,
existen dos clases fundamentales: dueños de esclavos y esclavos, en el
régimen esclavista; señores feudales y campesinos bajo el feudalismo;
obreros y burguesía en el capitalismo. Como quiera que en cada
formación se conservan restos de las clases de la sociedad vieja y en
su seno se engendran las clases nuevas, existen también clases no
fundamentales, como por ejemplo la burguesía en la sociedad feudal,
los campesinos, los artesanos y terratenientes en la sociedad
capitalista. Entre las clases antagónicas fundamentales se sostiene
una irreconciliable lucha de clases, que constituye la fuerza motriz
del desarrollo de la sociedad.

La lucha de clases en la sociedad capitalista conduce inevitablemente
a la revolución socialista y al establecimiento de la dictadura del
proletariado. Es misión del poder de la clase obrera acabar con las
clases explotadoras, sustituir la propiedad privada por la social y
edificar el socialismo. La victoria del socialismo implica una
transformación radical de la estructura de clases de la sociedad.

Bajo el socialismo, la clase obrera y el campesinado constituyen dos
clases amigas. Libres de toda explotación, a través del Estado de
todo el pueblo participan en la dirección de la sociedad orientada
hacia el comunismo. En el periodo de transición al comunismo, se
superan las diferencias esenciales entre la ciudad y el campo, se
efectúa la aproximación gradual entre el trabajo intelectual y el
trabajo físico, y sobre esta base se borran los límites entre la clase
obrera, los campesinos y los intelectuales. La edificación completa
de la sociedad comunista aparejará la desaparición de las clases y la
instauración de un régimen social sin clases en el que la propiedad de
los medios de producción será única, comunista, de todo el pueblo, y
existirá una completa igualdad social y económica entre todos los
miembros de la sociedad.

Comparte este artículo