Comunismo

COMUNISMO:

forma superior de organización de la sociedad humana; se basa en
fuerzas productivas altamente desarrolladas.

La primera fase de la sociedad comunista es el socialismo (ver).

El comunismo, se dice en el programa del P.C.U.S., es un régimen
social sin clases, con una propiedad única de todo el pueblo sobre los
medios de producción y una plena igualdad social de todos los miembros
de la sociedad, en el que, junto con el desarrollo integral de los
hombres, crecerán también las fuerzas productivas, sobre la base de
una ciencia y una técnica en constante progreso; todas las fuentes de
la riqueza social manaran a pleno raudal y se trocará en realidad el
principio: “De cada uno, según su capacidad, a cada uno, según sus
necesidades”.

El comunismo es una sociedad altamente organizada de trabajadores
libres y conscientes, en la que se establecerá la autogestión social;
el trabajo en bien de la colectividad será para todos la primera
exigencia vital, necesidad hecha conciencia, y la capacidad de cada
individuo se aplicará con el mayor provecho para el pueblo.

Las premisas materiales y culturales del comunismo se van creando a
medida que se desarrolla y consolida la sociedad socialista, a medida
que crecen su riqueza y su cultura, se eleva la productividad del
trabajo y se multiplica la propiedad social, a medida que aumenta la
conciencia comunista de las masas populares. El paso a la fase
superior de la sociedad comunista se efectúa mediante la
transformación gradual de las formas socialistas en comunistas en el
seno del régimen socialista.

El eslabón decisivo en la edificación de la sociedad comunista
consiste en crear la base material y técnica del comunismo (ver), así
como en desarrollar las relaciones sociales comunistas y formar al
hombre nuevo.

En el transcurso de un período de veinte años (1961-1980) esta base se
habrá creado en la U.R.S.S., con lo cual existirá una abundancia de
bienes materiales y espirituales, se habrá construido en lo
fundamental, la sociedad comunista, se podrá aplicar el principio de
la distribución según las necesidades. Establecer la plena igualdad
social de todos los miembros de la sociedad, unir orgánicamente el
trabajo físico con el intelectual, convertir el trabajo en la primera
necesidad vital del individuo, alcanzar la igualdad social en la
distribución de bienes y satisfacer por completo las necesidades de
los miembros de la sociedad plenamente desarrollados, significará
llevar hasta su término la edificación del comunismo y su ulterior
avance partiendo de una base propia.

Como resultado de la plena edificación del comunismo, se instaurará el
modo comunista de producción (ver), desaparecerá la necesidad de las
relaciones monetario-mercantiles, así como de las leyes y categorías
económicas a ellas vinculadas (ley del valor, dinero, precio,
ganancia, etc.), que se verán sustituidas por formas económicas más
perfectas.

Comparte este artículo