Coordinación de los planes económicos de los países socialistas

COORDINACIÓN DE LOS PLANES ECONÓMICOS DE LOS PAÍSES SOCIALISTAS:

coordinación conjunta y voluntaria de los planes económicos de los
estados socialistas orientada hacia la máxima utilización de las
ventajas políticas y económicas del sistema socialista mundial de
economía para asegurar la rápida victoria del socialismo y del
comunismo.

Facilita la aplicación de una política económica coordinada entre los
partidos comunistas y obreros sobre la base del profundo análisis de
las posibilidades y necesidades del desarrollo económico de los países
socialistas.

Esta forma totalmente nueva de relaciones económicas internacionales
ha podido surgir tan sólo como resultado de la formación de la
comunidad mundial de países socialistas. La necesidad de coordinar
los planes económicos de los países socialistas es dictada por la ley
económica objetiva del desarrollo planificado de la economía
socialista.

La utilización de dicha ley en el marco de la comunidad socialista
mundial mediante la coordinación de los planes económicos, permite
acelerar los ritmos de desarrollo económico de los países socialistas,
ofrece amplias posibilidades de maniobrar con los recursos económicos,
permite organizar la producción con unos gastos mínimos. Coordinar
los planes corrientes y los planes de perspectiva de la economía
nacional constituye uno de los métodos de trabajo del Consejo de Ayuda
Mutua Económica. Como pone de manifiesto la experiencia de la
actividad conjunta de los países que forman parte de esta organización
económica internacional la coordinación abarca, en primer lugar, las
ramas fundamentales de la producción en las que la especialización
internacional y la cooperación desempeñan un papel importante, así
como también el transporte al servicio del comercio exterior (ver
División socialista internacional del trabajo).

La coordinación de los planes económicos contribuye a consolidar la
economía socialista mundial. Así, el desarrollo de la colaboración
económica entre los países que forman parte del Consejo de Ayuda Mutua
Económica ha hecho posible que se elaborasen conjuntamente varias
importantes cuestiones que facilitan el desarrollo múltiple de sus
economías. Por otra parte, dicha coordinación no sólo no coarta la
iniciativa económica de los diversos países, sino que, por el
contrario, la estimula. Permite aprovechar mejor y más cabalmente
todas las posibilidades de producción tanto para el florecimiento de
la economía de cada uno de los países socialistas como para acelerar
el desarrollo de la economía socialista mundial en su conjunto.

Comparte este artículo