Estímulos materiales y morales del trabajo en el socialismo

ESTÍMULOS MATERIALES Y MORALES DEL TRABAJO EN EL SOCIALISMO

Conjunto de factores económicos y —relacionados con ellos— ideológicos
que aseguran la participación consciente y activa de los miembros
aptos de la sociedad socialista en el trabajo social, en la elevación
de la productividad del mismo.

Bajo el socialismo, los trabajadores trabajan para si, para su
sociedad; su interés colectivo y personal estriba en desarrollar por
todos los medios la economía nacional, en incrementar constante y
rápidamente la riqueza social del país con el fin de satisfacer las
necesidades crecientes de toda la sociedad y de cada uno de sus
miembros.

La conciencia de que cada individuo, bajo el socialismo, en vez de
trabajar para los explotadores trabaja para sí, para el bien del
pueblo, y construye la sociedad comunista sirve de poderoso estimulo
moral para que los hombres participen activamente en el trabajo y se
esfuercen por aumentar la productividad del mismo.

Sin embargo, para la mayoría de los miembros de la sociedad
socialista, el trabajo no se ha convertido aun en la primera necesidad
vital sino que sigue constituyendo, ante todo, un medio de vida. La
mera conciencia de que el trabajo en bien de todos es necesario, no
basta para que todos los miembros de la sociedad participen de manera
activa y sistemática en el trabajo orientado hacia el logro de la
abundancia de artículos de consumo. De ahí que bajo el socialismo y
durante el período de transición al comunismo, el estimulo principal
del trabajo sea el interés material personal del individuo en los
resultados de su labor.

El interés material personal se estimula mediante la distribución de
los bienes materiales y espirituales según la cantidad y calidad del
trabajo invertida por cada trabajador, ante todo a través del sistema
de salarios en las empresas e instituciones del Estado, y mediante la
remuneración del trabajo realizado por los koljosianos en las
cooperativas agrícolas.

Constituyen un medio importante de estimulo material, el sistema de
premios en la industria y el de la remuneración suplementaria del
trabajo en la agricultura. El interés material personal es un
poderoso factor que impulsa el desarrollo de la producción socialista.
Sirve de estimulo para introducir técnicas de vanguardia, para lograr
que las invenciones presenten un carácter masivo y que los
trabajadores eleven su calificación técnica y profesional: contribuyó
en gran manera a acelerar el proceso que lleva a la eliminación de las
diferencias económico— sociales entre el trabajo intelectual y el
trabajo físico. Lenin indicaba que toda rama importante de la
economía nacional ha de organizarse teniendo en cuenta el interés
personal de los trabajadores. Mejorando los resultados de su labor,
el trabajador no sólo obtiene una mejor remuneración material, sino,
además, una satisfacción moral, se convierte en un trabajador de
vanguardia, obtiene un reconocimiento social de sus méritos de
trabajo, se hace acreedor del respeto y la estima de todo el pueblo,
sirve de ejemplo para los demás.

Los principios leninistas acerca de la justa combinación de los
estimulas materiales y morales del trabajo conservan su valor en el
periodo de la amplia edificación del comunismo. “La acertada
combinación de los estímulos materiales y morales del trabajo
constituye una gran fuerza creadora en la lucha por el comunismo.

A medida que se avance hacia el comunismo, aumentará cada vez mas la
importancia de los estímulos morales del trabajo, del reconocimiento
social de los resultados obtenidos, del sentido de responsabilidad de
cada uno por la causa de todo el pueblo” (Programa del P.C.U.S.). A
medida que se desarrollen las relaciones sociales comunistas y se
forme el hombre nuevo, los estímulos morales del trabajo desempeñarán
un papel cada vez mayor, hasta que, por fin, el trabajo se convertirá
para todos en un hábito y en la primera necesidad de la vida.

Comparte este artículo