Explotación del hombre por el hombre

EXPLOTACIÓN DEL HOMBRE POR EL HOMBRE

Apropiación gratuita por parte de quienes poseen los medios de
producción, del fruto del trabajo adicional y, a veces, de parte del
trabajo necesario de los productores directos.

La explotación del hombre por el hombre surgió como resultado del
desarrollo de las fuerzas productivas, de la división social del
trabajo, del nacimiento del plusproducto, de la propiedad privada y de
la escisión de la sociedad en clases antagónicas: dueños de esclavos y
esclavos.

El carácter de las relaciones de producción dominantes en la sociedad
determina, asimismo, las correspondientes formas de explotación.

La explotación del trabajo, surgida ya en el estadio de descomposición
del régimen de la comunidad primitiva, es inherente a todos los modos
de producción antagónicos de clase, basados en el dominio de la
propiedad privada sobre los medios de producción. La explotación
esclavista se basa en la propiedad total de los esclavistas sobre los
medios de producción y sobre el propio trabajador: el esclavo; la
explotación feudal, se basa en la propiedad del señor feudal sobre la
tierra y en la propiedad parcial sobre el siervo; la capitalista, en
la propiedad capitalista sobre los medios de producción y en el
trabajo asalariado. El capitalismo es la última forma de explotación
del hombre por el hombre.

Bajo el socialismo, al suprimirse la propiedad privada sobre los
medios de producción y establecerse sobre ellos la propiedad social,
se acaba con las clases explotadoras y se elimina toda explotación del
hombre por el hombre.

Comparte este artículo