Exportación de mercancías bajo el capitalismo

EXPORTACIÓN DE MERCANCÍAS BAJO EL CAPITALISMO:

Forma de nexos económicos entre países condicionada por la división
capitalista internacional del trabajo.

La necesidad objetiva de la exportación de mercancías es determinada
por el desarrollo de la división social del trabajo y por la formación
de la economía capitalista mundial. Bajo el capitalismo, la
peculiaridad de la exportación de mercancías estriba en que se amplía
de modo colosal su volumen, y la exportación de mercancías se
convierte en uno de los medios para alcanzar el objetivo de la
producción capitalista: obtener plusvalía.

Durante el capitalismo premonopolista, la división internacional del
trabajo dependía en gran medida del influjo de las condiciones
económico—geográficas de la producción, de suerte que los costos de
producción de ciertas mercancías resultaban en unos países más bajos
que en otros; a ello se debía que la exportación de tales mercancías
fuese lucrativa. Al mismo tiempo, la burguesía utilizaba ampliamente
la exportación de mercancías para expoliar de manera directa, por
medio del intercambio no equivalente, a los pueblos de otros países
que se encontraban en estadios precapitalistas de desarrollo.

Bajo el imperialismo, cuando la división internacional del trabajo se
basa en las relaciones de dominio de algunos países con una industria
altamente desarrollada sobre los demás países del mundo capitalista,
la exportación de mercancías sirve para mantener y consolidar estas
relaciones, para hacer que la burguesía imperialista obtenga altas
ganancias monopolistas. Los monopolios utilizan su situación
dominante en el mercado capitalista mundial para exportar mercancías
(sobre todo artículos industriales) a altos precios de monopolio y
para importar otras (sobre todo materias primas) a bajos precios de
monopolio (ver Precio de monopolio). La exportación de mercancías,
indisolublemente vinculada — bajo el imperialismo— al intercambio no
equivalente, constituye uno de los factores importantes que confieren
carácter internacional a la explotación capitalista.

El explotador internacional más importante son los Estados Unidos,
cuya exportación de mercancías, en 1961, constituyó el 17,7% de la
exportación capitalista mundial de mercancías. Al formarse el sistema
socialista de economía mundial y el mercado socialista mundial, la
esfera de explotación imperialista a través de la exportación de
mercancías se restringió muy considerablemente. En el futuro, se irá
reduciendo cada vez más a medida que vayan desgajándose del
capitalismo otros países y aumente el poderío económico del sistema
socialista mundial.

Comparte este artículo