Fuerzas productivas

FUERZAS PRODUCTIVAS:

conjunto de los medios de producción y de los hombres que los emplean
para producir bienes materiales.

La parte material de las fuerzas productivas, ante todo los medios de
trabajo, constituye la base material y técnica de la sociedad. En
nuestra época, se convierte en fuerza directamente productiva la
ciencia.

La fuerza productiva principal está formada por los trabajadores, que
crean los instrumentos de producción, los ponen en movimiento, poseen
experiencia y hábitos de trabajo.

Las fuerzas productivas expresan la relación que existe entre el
hombre y los objetos y fuerzas de la naturaleza, el grado en que éste
los domina. En el proceso de producción de los bienes materiales, los
hombres desarrollan y perfeccionan los instrumentos de trabajo, crean
nuevas máquinas, aprenden a explotar las riquezas naturales, amplían
sus conocimientos, van dominando las leyes que rigen el desarrollo de
la sociedad y de la naturaleza. Ello conduce a un crecimiento
incesante de las fuerzas productivas. Por el influjo de este
crecimiento y, ante todo, del perfeccionamiento de los instrumentos de
producción, cambian las relaciones de producción, y se modifica
también el modo de producción.

A un determinado nivel de las fuerzas productivas corresponden
determinadas relaciones de producción, en las que entran los hombres
en el proceso de producción. «Lo que distingue a las épocas
económicas unas de otras no es lo que se hace, sino el cómo se hace,
con qué instrumentos de trabajo se hace. Los instrumentas de trabajo
no son solamente el barómetro indicador del desarrollo de la fuerza de
trabajo del hombre, sino también el exponente de las condiciones
sociales en que se trabaja» (C. Marx).

En una determinada fase de su desarrollo, las fuerzas productivas de
la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción
existentes. En las formaciones económico-sociales antagónicas
-esclavista, feudal y capitalistadicha contradicción se convierte en
un conflicto insoluble, dado que las relaciones de producción, de
forma de desarrollo de las fuerzas productivas, se convierten en un
freno, en un grillete de ellas.

La revolución social es la forma en que se expresa y se resuelve este
conflicto (ver Ley de la correspondencia entre las relaciones de
producción y el carácter de las fuerzas productivas). El capitalismo,
después de haber desarrollado de manera gigantesca las fuerzas
productivas, se convirtió en un obstáculo ingente para el progreso
social.

En la presente época de transición del capitalismo al socialismo, el
conflicto cada vez más agudo, entre las fuerzas productivas y las
relaciones capitalistas de producción, «plantea imperiosamente a la
humanidad la tarea de romper la descompuesta envoltura capitalista
liberar las poderosas fuerzas productivas creadas por el hombre y
utilizarlas en bien de toda la sociedad» (Programa del P.C.U.S.).

Bajo el socialismo y como resultado de la revolución socialista, en el
transcurso de la edificación comunista, las contradicciones que surgen
entre las fuerzas productivas en impetuoso crecimiento y algunos
aspectos de las relaciones de producción que se han rezagado en su
desarrollo, se eliminan perfeccionando a su debido tiempo dichas
relaciones, con lo cual se asegura el desarrollo incesante y
planificado de las fuerzas productivas en interés de toda la sociedad.
La edificación de la base material y técnica del comunismo y la
elevación del nivel cultural y técnico de los trabajadores: tal es la
tarea cardinal que se he de cumplir para crear las fuerzas productivas
comunistas.

Comparte este artículo