Gastos de producción

GASTOS DE PRODUCCIÓN

Conjunto de gastos de trabajo vivo y de medios materiales en la
elaboración del producto.

En la economía monetaria mercantil los gastos de producción se
presentan bajo la forma de valor. El contenido económico de esta
categoría es distinto en el capitalismo y en el socialismo.

Los gastos capitalistas dé producción se miden por las inversiones de
capital (c + v), es decir, se componen de las inversiones en capital
constante y capital variable. Los gastos sociales de producción se
miden por las inversiones de todo el trabajo (c + v + p), es decir, se
componen de las inversiones de capital constante y variable más la
plusvalía, de la que se apropia gratuitamente el capitalista. Los
gastos capitalistas de producción encubren las relaciones de
explotación, borran la diferencia entre capital constante y capital
variable en el proceso de la producción de plusvalía. El volumen de
los gastos de producción en la economía capitalista, se forma bajo la
acción de la lucha competitiva y del carácter espontáneo que posee la
economía de la sociedad burguesa.

En la economía socialista, la categoría de gastos de producción
también se halla ligada a las relaciones de valor, dado que existen la
producción y la circulación mercantiles. Los gastos sociales de
producción son iguales al valor de la mercancía, constituyen el valor
de los medios de producción consumidos más el nuevo valor creado. Hay
que distinguir de tales gastos las inversiones efectuadas directamente
en las empresas o en las ramas de producción. Estas inversiones se
destinan a adquirir medias de producción (materias primas, materiales,
combustible, maquinaria, etc.) y al salario de los trabajadores.

En las empresas socialistas, los gastas de producción asumen la forma
de costo de producción (ver). El valor y el costo de la mercancía
bajo el socialismo, no se contraponen entre sí. Representan tan sólo
dos formas de expresar los gastos de producción de la sociedad
socialista, sociedad que contabiliza tanto las inversiones globales de
trabajo como las inversiones monetarias en la producción. Esto
permite determinar el ingreso neto de la sociedad (ver) y establecer
de manera planificada una correlación óptima entre el incremento de la
acumulación y el del consumo. El descenso sistemático y planificado
de los gastos de producción que es una ley de la producción
socialista, encuentra su reflejo directo en el descenso del costo de
producción y en el aumento de la rentabilidad. De ello se parte para
reducir de manera planificada los precios al por mayor y al por menor
de los artículos, para elevar los ingresos monetarios y el bienestar
de los trabajadores.

Comparte este artículo