Interés, bajo el capitalismo

INTERÉS, BAJO EL CAPITALISMO

Parte de la ganancia que el capitalista en funciones, industrial o
comerciante, abona al capitalista que concede un préstamo (banquero)
por el derecho a utilizar temporalmente el capital prestado.

El interés aparece en la superficie de los fenómenos como precio del
capitalmercancía, es decir, como una mercancía dineraria sui generis,
solicitada por los capitalistas en funciones para producir, con ella,
plusvalía. En realidad, el interés no puede ser una expresión
dineraria del valor, o sea, el precio del capital de préstamo.

Los capitalistas en funciones, al cancelar su deuda, no pueden
entregar, por el derecho a utilizar el capital del empréstito, toda la
plusvalía obtenida, toda la ganancia. Una parte de la ganancia se
entrega en forma de interés al propietario del capital de préstamo; la
otra parte se la queda el capitalista industrial en forma de ganancia
del empresario (ver).

La magnitud del interés de préstamo se exprima en la cuota o tipo de
interés, que en la relación entre la suma del interés y la magnitud
del capital de préstamo.

El limite superior de la cuota de interés se encuentra en la cuota
media (general) de ganancia (ver). El tipo de interés depende de la
correlación que existe entre la oferta y la demanda de capital de
préstamo en el mercado monetario.

La cuota de interés tiene tendencia a disminuir, lo cual se halla
condicionado, en primer lugar, por la tendencia decreciente de la
cuota media de ganancia, y, en segundo lugar, por el hecho de que con
el desarrollo del crédito capitalista, la oferta de capitales de
préstamo supera cada vez más a su demanda. Esa tendencia decreciente
de la cuota de interés, por una parte agudiza la contradicción entre
los capitalistas en funciones y los que prestan capital, como su lucha
por el reparte de la ganancia; por otra parte, acentúa su interés
común en intensificar la explotación de la clase obrera, dado que la
fuente tanto de la ganancia como del interés radica en la plusvalía:
en el trabajo no pagado de los obreros.

Bajo el socialismo, dado que existen las relaciones
monetario-mercantiles, el cálculo económico y las operaciones de
crédito, el interés constituye una parte del ingreso neto obtenido en
la economía socialista; se abona al Banco del Estado por el empleo
temporal de recursos monetarios de préstamo. La cuota de interés que
se abona se halla regulada por el Estado de manera planificada.

Comparte este artículo