Ley del valor

LEY DEL VALOR:

Ley económica de la producción mercantil, ley del intercambio
equivalente de mercancías de modo que la producción y el cambio de las
mismas se efectúan a tenor del trabajo socialmente necesaria invertido
en ellas.

En la economía mercantil basada en la propiedad privada, la ley del
valor regula espontáneamente la distribución de los medios de
producción y de trabajo entre las distintas ramas de la economía
nacional. En el régimen de la producción capitalista simple de
mercancías, dicha ley actúa bajo el imperio de la lucha competitiva y
la anarquía de la producción, a través del mecanismo de la desviación
de los precios respecto al valor.

La ley del valor, «en las proporciones fortuitas y sin cesar
oscilantes de cambio de sus productos, se impone siempre como ley
natural reguladora, al modo como se impone la ley de la gravedad
cuando se le cae a uno la casa encima» (C. Marx).

Las fluctuaciones espontáneas de los precios en torno al valor obligan
a los productores de mercancías a aumentar o reducir la producción de
tales o cuales mercancías, a orientarse hacia las ramas en que los
precios de las mercancías bajo el influjo de la demanda creciente, son
superiores al valor, y a abandonar las ramas en que los precios de las
mercancías, a consecuencia del descenso de la demanda, son inferiores
al mismo. La acción espontánea de la ley del valor condiciono el
desarrollo de las fuerzas productivas, el perfeccionamiento de la
producción. Quien produce mercancías cuyo valor individual supere al
valor social, al venderlas no cubre los gastos y se arruina. Quien
aplica nuevas técnicas y en la producción de la mercancía invierte
menos trabajo en comparación con los gastos socialmente necesarios se
enriquece. Ello incita a los otros productores de mercancías a elevar
el rendimiento del trabajo mediante nuevos procedimientos técnicos,
organizando mejor la producción y reduciendo los costos. De tal modo,
la ley del valor actúa acentuando la desigualdad económica y la lucha
competitiva entre los productores de mercancías, conduce a su
diferenciación en capas. La mayor parte de ellos se arruinan y van a
engrosar las filas de los obreros asalariados; una minoría, se
enriquecen, aumentan el volumen de la producción y se convierten en
capitalistas.

Por la acción de la ley del valor, la economía mercantil simple se
transforma en economía mercantil capitalista. En la producción
mercantil capitalista desarrollada, la ley del valor se manifiesta
bajo la forma de la cuota media (general) de ganancia (ver), del
precio de producción (ver).

Bajo el imperialismo, la acción de la ley del valor se hace más
compleja y se intensifica su fuerza destructora a consecuencia del
dominio de los monopolios, de la aparición del precio de monopolio
(ver) y de la elevada ganancia monopolista (ver).

Como quiera que en la sociedad socialista existe la producción
mercantil, la ley del valor actúa. Ahora bien, bajo el socialismo, el
Estado utiliza esta ley, lo mismo que cualquier otra ley económica,
conscientemente y de manera planificada con vistas a la edificación
del comunismo. El Estado socialista, conociendo la ley del valor,
fija conscientemente los precios de las mercancías partiendo de las
inversiones de trabajo socialmente necesarias para producirlas.

En la Unión Soviética los precios planificados se establecen sobre
artículos que constituyen poco más o menos el 95% de la circulación de
mercancías al por menor y sobre todos los artículos comercializados al
por mayor. No hay más excepción que la de los precios sobre los
productos del mercado koljosiano. Ahora bien, también sobre estos
precios ejerce una influencia decisiva el comercio estatal y de las
cooperativas. El contar con la acción de la ley del valor permite
establecer una acertada correlación de precios entre las diversas
mercancías, desenvolver con mayor eficiencia la producción, elevar el
nivel de vida de los trabajadores. El Estado socialista, utilizando
el mecanismo de los precios, puede influir activamente sobre la
actividad económica de las empresas, sobre sus inversiones
individuales de trabajo. Los precios de las mercancías pueden
apartarse del valor de las mismas, a criterio del Estado. En esto se
revela, en parte, el uso de la ley del valor. Estableciendo precios
que se apartan del valor, el Estado influye sobre las inversiones
individuales con el fin de reducirlas, redistribuye recursos entre las
distintas ramas de la economía nacional.

Constituye un método importantísimo de la utilización planificada de
la ley del valor en la sociedad socialista, el cálculo económico
(ver). El papel de la ley del valor se eleva, en gran manera, sobre
todo, en el período de la transición gradual al comunismo. El
aprovechamiento acertado de la ley del valor y de las categorías
monetario- mercantiles con ella relacionadas, (precio, precio de
costo, ganancia, etc.) acelera en buena medida el desarrollo de la
sociedad. El conocimiento a fondo de la ley del valor y su acertada
utilización permiten a la sociedad socialista alcanzar resultados
económicos máximos con inversiones sociales mínimas de trabajo.
Cuando la sociedad pase a la propiedad comunista única y a la
distribución según las necesidades, las relaciones
monetariomercantiles, y con ellas la ley del valor, perderán su
vigencia económica y se extinguirán.

Comparte este artículo