Mercado interior

MERCADO INTERIOR

Esfera de la circulación de mercancías que abarca un determinado país.

El mercado interior surgió y se desarrolló sobre la base de la
división social del trabajo y de la separación de los productores en
calidad de propietarios de los medios de producción. El
desenvolvimiento acelerado del mercado interior se inicia al
consolidarse las relaciones capitalistas. El desarrollo del morcado
interior en un estado es determinado por el desarrollo de la
producción de mercancías en el país.

Bajo el capitalismo, el aumento de la producción se lleva a cabo en
presencia de contradicciones antagónicas entre ésta y el consumo de
los trabajadores; ello hace que el incremento del mercado interior
vaya a la zaga del incremento de la producción. En el período
imperialista, el problema del mercado interior aun se agudiza más,
dado que el dominio del capital monopolista lleva al extremo las
contradicciones entre el carácter social de la producción y la forma
privada de apropiación. Los estrechos limites del mercado interior
obligan a los monopolios a buscar y conquistar mercados exteriores.
La discriminación de las potencias imperialistas en la esfera del
comercio exterior ahonda y agrava los problemas del mercado interior.

Bajo el socialismo el mercado interior se conserva debido a la
existencia de la producción mercantil y de las relaciones
monetario-mercantiles. De su esfera se excluyen la fuerza de trabajo,
la tierra, los fondos básicos de producción (plantes industriales,
fábricas, minas, centrales eléctricas, etc.) y los recursos naturales.
En este caso, el mercado interior no presenta las contradicciones
antagónicas inherentes al capitalismo. Las proporciones entre la
producción y el consumo se establecen de manera consciente, partiendo
del conocimiento y de la utilización de las leyes económicas. Ello
crea condiciones objetivas para que el mercado interior crezca con
firmeza y sin crisis. El mercado interior, bajo el socialismo, se
compone del comercio estatal, del cooperativo y del koljosiano.

Comparte este artículo