Modo de producción

MODO DE PRODUCCIÓN:

modo de obtener los bienes materiales necesarios al hombre para el
consumo productivo y personal.

El modo de producción constituye la unidad de las fuerzas productivas
y de las relaciones de producción. El cambio del modo de
producción origina cambios del régimen social, sirve de base al
desarrollo de las fuerzas productivas y de las relaciones de
producción, de toda la producción social. Gracias a los conocimientos
adquiridos, a la experiencia y a los hábitos de trabajo, los hombres
producen los bienes materiales, desarrollan las fuerzas productivas,
que muestran el grado en que el hombre domina a la naturaleza.

El nivel de desarrollo alcanzado por las fuerzas productivas determina
el carácter de las relaciones de producción. Las relaciones de
producción o relaciones económicas, es decir, las que se establecen
entre los hombres en el proceso de producción de los bienes
materiales, influyen a su vez activamente sobre las fuerzas
productivas, facilitando u obstaculizando su desarrollo.

Si las relaciones de producción corresponden al nivel de desarrollo de
las fuerzas productivas, como ocurre, por ejemplo, bajo el socialismo
éstas se desarrollan sin obstáculos. En cambio, cuando las relaciones
de producción dejan de corresponder al nivel de las fuerzas
productivas, como es el caso en el capitalismo contemporáneo frenan el
progreso de dichas fuerzas, se convierten en una traba, y se hace
necesario sustituir el modo de producción caduco por otro nuevo, que
corresponda al nivel más elevado de las fuerzas productivas. Este
cambio de un modo de producción por otro se efectúa por vía
revolucionaria. El fundamento económico de las revoluciones sociales
se pone al descubierto gracias a una ley económica general: la ley de
la correspondencia entre las relaciones de producción y el carácter de
las fuerzas productivas, descubierta por Marx.

El papel decisivo en el sistema de las condiciones materiales de vida
de la sociedad corresponde al modo de producción de los bienes
materiales. Según sea el modo de producción, tal será en lo
fundamental la sociedad misma -sus ideas, sus teorías, las
concepciones y las instituciones políticas.

La historia conoce cinco modos de producción que se han sucedido desde
el nacimiento de la sociedad humana: el de la comunidad primitiva, el
esclavista, el feudal, el capitalista y el comunista. Éste es el más
progresivo de la historia. El que se sustituya un viejo modo de
producción por otro nuevo es resultado inevitable de la agudización de
las contradicciones entre las fuerzas productivas en desarrollo y las
relaciones de producción rezagadas. Tales contradicciones, cuando
impera la propiedad privada sobre los medios de producción, poseen
carácter antagónico y se manifiestan en la lucha de clases. En esta
lucha alcanza la victoria la parte de la sociedad que se halla
vinculada al modo de producción más avanzado y progresivo. Bajo el
socialismo, las contradicciones en el desarrollo del modo de
producción no presentan carácter antagónico y la sociedad las supera
mediante el perfeccionamiento consciente de las relaciones de
producción, a las que adecúa el nivel de las fuerzas productivas.

Del modo de producción hay que distinguir la base económica de la
sociedad, que es el conjunto de las relaciones de producción
dominantes en tal o cual sociedad humana. La unidad del modo de
producción y de la superestructura ideológica y política que
corresponde a la base de una sociedad dada constituye una formación
económico-social.

Comparte este artículo