Neomalthusianismo

NEOMALTHUSIANISMO:

Teoría antihumana de la población es la sostenida por los seguidores
de Malthus (ver), que procuran justificar la redoblada explotación de
los trabajadores por los magnates del capital financiero y encontrar
los medios de mantener las posiciones económicas del imperialismo en
los países en desarrollo que se han liberado del colonialismo y han
emprendido la vía del desenvolvimiento independiente, justifican las
guerras imperialistas y propugnan el empleo del arma termonuclear con
el fin de exterminar en masa a la población.

La doctrina de los malthusianos modernos tiene numerosos puntos de
contacto con las teorías racistas sobre los pueblos de «valor pleno» y
los de «valor incompleto», sobre los hombres «caros» y los «baratos»
sobre la supervivencia de los más fuertes.

El neomalthusianismo contemporáneo, constituye una variante de la
política del neocolonialismo (ver). Sus partidarios afirman que el
desenvolvimiento económico independiente de los países poco
desarrollados no conducirá a una mejora de la situación material de
las amplias masas populares, pues el crecimiento de la población
absorbe todas las acumulaciones en la economía y no deja reservas para
el desarrollo. La industrialización de un país, a su juicio,
absorberá recursos de la agricultura, con lo que empeorará la
situación económica -ya de por sí grave-, pues en los países aludidos,
la población es grande y la agricultura no proporciona excedentes.
Los neomalthusianos consideran que es imposible industrializar a los
países poco desarrollados y que, por lo tanto, es inútil prestarles
ayuda económica. Entienden que sólo es posible fomentar el progreso
económico regulando el incremento de la población, y que los cuidados
para mejorar los servicios médicos son contraproducentes.

Sin embargo, la práctica de los países en desarrollo, liberados del
yugo del imperialismo y empeñados en alcanzar su independencia
económica con ayuda del sistema socialista mundial, refuta las teorías
pseudocientíficas y antihumanas de los malthusianos modernos. Éstos
arguyen ya que la causa principal de la superpoblación no sólo reside
en la desproporción entre el incremento de la población y la
producción de medios de subsistencia, sino, además, en la discordancia
entre el número de habitantes y los medios de producción disponibles
-tierra y capital- en los países económicamente menos desarrollados.

Los ideólogos del imperialismo exigen la adopción de medidas radicales
y urgentes para disminuir la natalidad en los países de Asia, América
Latina, y Oceanía. Algunos de los malthusianos actuales afirman que
en los viejos países capitalistas de Europa Occidental, dado el
insignificante incremento natural de la población y hasta su descenso,
es necesario elevar la natalidad partiendo de consideraciones
estratégicas y pensando en la lucha por el dominio de la raza blanca.
En cambio otros temerosos de que se produzcan profundas conmociones
sociales ante la imposibilidad de proporcionar trabajo a enormes masas
de obreros, sobre todo debido a la automatización de la producción, se
manifiestan contra el aumento de la natalidad.

Comparte este artículo