Oposición entre el trabajo intelectual y el trabajo físico

OPOSICIÓN ENTRE EL TRABAJO INTELECTUAL Y EL TRABAJO FÍSICO

Oposición de intereses entre los hombres dedicados a la labor
intelectual y los dedicados a la labor física; surge al desarrollarse
la división social del trabajo, al aparecer la propiedad privada y las
clases antagónicas.

Esta oposición es característica de todas las sociedades basadas en la
explotación donde los intelectuales, dedicados a la ciencia, al arte y
a la política pertenecen a las clases explotadoras o están a su
servicio, y con ello participan en la explotación de los hombres
dedicados al trabajo físico.

Las masas explotadas se ven constreñidas a ocuparse en duras labores
físicas y gran parte de sus individuos están condenados a la miseria y
al retraso cultural. La oposición indicada alcanza su punto
culminante bajo el capitalismo.

Aunque la gran industria maquinizada abre un amplio campo para el
aprovechamiento de la ciencia en el proceso de producción, para
infundir al trabajo un carácter creador, la realidad es que la
aplicación capitalista de la maquinaria convierte al obrero en un
apéndice de la máquina, le deforma física e intelectualmente.

El fin de la propiedad privada sobre los medios de producción, el
dominio de la propiedad social socialista, la supresión de las clases
explotadoras y la victoria del socialismo conducen a la eliminación de
la oposición entre el trabajo físico y el trabajo intelectual.

En la sociedad socialista los intelectuales se hallan vitalmente
unidos al pueblo, crece y se fortalece la unidad político-social entre
la clase obrera, el campesinado y la intelectualidad. Durante los
años de Poder Soviético, se ha creado en la U.R.S.S. un destacamento
de más de 20 millones de trabajadores dedicados a la labor
intelectual, una intelectualidad auténticamente del pueblo. Casi 1/3
de los trabajadores manuales poseen instrucción media o superior.
Esto significa que se ha dado un gran paso por el camino de elevar el
nivel técnico y cultural de los trabajadores manuales todos hacia el
de quienes se dedican a la labor intelectual. No obstante, en la
sociedad socialista aún subsisten diferencias esenciales entre el
trabajo intelectual y el trabajo físico (ver), las cuales sólo
desaparecerán definitivamente en la fase superior del comunismo.

Comparte este artículo