Oposición entre la ciudad y el campo

OPOSICIÓN ENTRE LA CIUDAD Y EL CAMPO:

Oposición, característica de todas las formaciones antagónicas de
clase, entre los intereses de las clases urbanas dominantes y las
masas trabajadores de la población rural.

Dicha oposición surgió en el proceso de la división social del
trabajo, de la separación de la ciudad respecto al campo, de la
división de la sociedad en clases antagónicas.

En la sociedad capitalista, se ahonda y se agudiza la oposición
indicada, y ello se debe, en el plano económico, a que la burguesía
urbana junto con los granjeros capitalistas y los terratenientes
explotan a las masas de millones de campesinos. En el proceso de
desarrollo de la industria, del comercio, del sistema crediticio e
impositivo, la mayor parte de la población rural se arruina. Los
pequeños campesinos no pueden esperar que su situación mejore en el
marco del capitalismo, sus intereses esenciales coinciden con los de
la clase obrera, lo cual hace posible y necesario la alianza de la
clase obrera y de los campesinos que viven de su trabajo en la lucha
contra el régimen burgués. Bajo el capitalismo, la agricultura se
rezaga de la industria ante todo por el nivel de las fuerzas
productivas. Ello se debe fundamentalmente, a la naturaleza misma del
sistema de economía capitalista.

El monopolio de la propiedad privada sobre la tierra (ver) en manos de
los grandes terratenientes frena el desarrollo de las fuerzas
productivas en la agricultura. El capitalismo ha provocado, asimismo,
un muy considerable retraso del campo respecto a la ciudad en el
aspecto cultural.

Gracias a la revolución socialista, a la supresión de la propiedad
privada sobre los medios de producción y de la explotación del hombre
por el hombre, en los países socialistas se ha eliminado la oposición
entre la ciudad y el campo, y los trabajadores de la primera fomentan
por todos les medios el ascenso económico y cultural del segundo.
Mas, bajo el socialismo aún subsisten diferencias esenciales entre la
ciudad y el campo (ver), diferencias que se van borrando gradualmente
y que desaparecerán por completo en la fase superior de la sociedad
comunista.

Comparte este artículo