Plan cooperativo de Lenin

PLAN COOPERATIVO DE LENIN

Parte integrante de la doctrina de Lenin sobre la edificación de la
sociedad comunista en la U.R.S.S., plan de transformación socialista
de la agricultura del país mediante la incorporación voluntaria de las
amplias masas de campesinos trabajadores, a través de las cooperativas
al cauce de la construcción socialista.

El plan leninista partía de las indicaciones programáticas de Marx y
de EngeIs, y constituye el desarrollo creador del marxismo en las
nuevas condiciones. Lenin acabó de formularlo de manera definitiva en
sus artículos “De la cooperación’’, “Sobre el impuesto en especie’’ y
otros trabajos.

La idea central del plan estriba en reorganizar las pequeñas economías
campesinas individuales transformándolas en grandes haciendas
colectivas mecanizadas. Las condiciones más importantes para situar
la pequeña economía campesina sobre vías socialistas son la victoria
de la revolución socialista y la instauración del poder de los
trabajadores, la alianza de la clase obrera y de los campesinos bajo
la dirección de la primera, el papel rector de la propiedad de todo el
pueblo el desarrollo de la industria pesada. En estas condiciones, la
cooperación constituye una forma socialista de economía. Para las
amplias masas de campesinos, la cooperación resulta la forma más
comprensible, más accesible y mas aceptable de pasar al socialismo.
Se armonizan en ella los intereses personales del campesino con los
intereses de toda la sociedad. El plan cooperativo de Lenin señalaba
el desarrollo de todas las formas de cooperación, desde las más
simples en un principio —la de consumo y la de abastecimiento y venta—
hasta diversos tipos de cooperativas de producción cuya forma más
elevada es la koljosiana.

La cooperación de las haciendas significaba socializar los medios de
producción en la agricultura (sin expropiar al campesinado) y poner
fin a las contradicciones entre la industria socialista y la economía
campesina individual. Lenin entendía que el Estado de la dictadura
del proletariado ha de dirigir la cooperación, ha de prestar toda
clase de ayuda al campo, incluidas la ayuda técnica, la financiera, la
cultural etc. Pera ello concedía gran importancia a las
organizaciones de patrocinio formadas por obreros de fábricas y
plantas industriales.

El plan cooperativo se llevó a la práctica, en la U.R.S.S., bajo la
dirección del P.C.U.S. en medio de una encarnizada lucha de clases
contra los elementos capitalistas y los grupos políticos que
reflejaban los intereses de los enemigos de clase (trotskistas,
bujarinistas, nacionalistas burgueses), grupos que intentaban
circunscribir el plan cooperativo de Lenin al desarrollo de las
cooperativas de venta y hacer fracasar la colectivización: la
organización de las pequeñas haciendas campesinas en cooperativas de
producción.

La lucha de clase contra los kulaks, el desenvolvimiento de todos los
tipos de cooperación en la agricultura, la experiencia y el ejemplo de
las primeras cooperativas de producción y de los sovjoses en el campo,
la ayuda que el Estado soviético prestó a las cooperativas, todo ello
preparó el paso a la colectivización total de la agricultura del país
y, consecuentemente, a la liquidación de los kulaks en cuanto clase.
La colectivización de la agricultura trajo como resultado que en el
campo soviético se suprimieran las relaciones de producción
capitalistas y se establecieran relaciones de producción socialistas.

El plan cooperativo de Lenin tiene inmensa importancia internacional.
Guiándose por sus principios, apoyándose en la experiencia
histórico—mundial de la edificación del socialismo y del comunismo en
la U.R.S.S. y partiendo de las condiciones históricas concretas, los
otros países socialistas llevan a cabo con éxito las transformaciones
socialistas en la agricultura.

Las ideas de Lenin acerca del paso de las masas trabajadoras
campesinas a las formas colectivas de organización del trabajo en la
agricultura también ejercen un influjo revolucionario sobre los
trabajadores de los países capitalistas, sobre todo de los jóvenes
países en desarrollo, que se han liberado del colonialismo y han
emprendido el camino del desarrollo político y económico
independiente.

Comparte este artículo