Propiedad socialista

PROPIEDAD SOCIALISTA

Propiedad social sobre los instrumentos y medios de producción, base
económica del socialismo.

Surge como resultado de la revolución socialista por medio de la
socialización de la propiedad privada capitalista y por la
transformación, en consonancia con los principios socialistas, de la
pequeña propiedad privada de trabajo (ver Nacionalización Socialista).

La propiedad social se consolida y se multiplica en el proceso de la
reproducción socialista ampliada. El dominio de la propiedad
socialista pone fin a la explotación del hombre por el hombre, lo
libera de todas las formas de opresión y de todos los tiros de
dependencia social, ofrece amplias posibilidades para el desarrollo
planificado y sin obstáculos de la producción social, para el
incremento incesante de la productividad del trabajo social, para
elevar el bienestar del pueblo y para el libro desenvolvimiento de la
personalidad de cada trabajador.

En la fase socialista ese tipo de propiedad presenta dos formas: la de
propiedad de todo el pueblo estatal, y la de propiedad
cooperativo-koljosiana. La existencia de las dos formas de propiedad
socialista se halla condicionada, en primer lugar, por el hecho de que
el socialismo, como fase primera e inferior de la sociedad socialista,
proviene directamente del capitalismo, donde el nivel de las fuerzas
productivas y de la productividad del trabajo no es aún
suficientemente alto, y en segundo lugar, porque la clase obrera y el
campesinado van al socialismo y al comunismo por caminos que poseen
sus peculiaridades y diferencias. Lo que estas dos formas de
propiedad socialista tienen de común y de decisiva trascendencia
estriba en que tanto en las empresas del Estado como en las
cooperativo-koljosianas los medios de producción son sociales, se ha
liquidado la explotación del hombre por el hombre, el trabajo esta
organizado colectivamente, la remuneración se efectúa en consonancia
con la cantidad y la calidad del trabajo, el objetivo de la producción
es satisfacer las crecientes necesidades de la sociedad y de cada uno
de sus miembros.

Las diferencias entre las dos formas de propiedad socialista radican
en el grado de madurez, en el nivel en que se hallan socializados los
medios de producción, en el grado en que la producción está dotada de
maquinaria moderna, en la altura a que están organizados el trabajo y
su remuneración.

La propiedad estatal socialista es la de todo el pueblo en la persona
del Estado socialista. En este tipo de propiedad se hallan
socializados todos los medios de producción y los productos del
trabajo. Es la forma principal y más elevada de propiedad socialista,
pues expresa el grado más alto de socialización y organización de la
propiedad social, abarca todos los medios fundamentales de producción
de la sociedad.

La significación principal de la propiedad estatal estriba asimismo en
que sólo partiendo de ella y con la ayuda de ella puede surgir y
desarrollarse la propiedad cooperativo-koljosiana. La propiedad
cooperativo-koljosiana es la de diversas agrupaciones de trabajadores
en las que no están socializados todos los medios de producción, sino
los fundamentales y decisivos que, junto con la producción pertenecen
a la colectividad dada (koljós).

Tanto la propiedad del Estado como la cooperativo-koljosiana se
desarrollan en estrechísima acción reciproca, formando una unidad
orgánica. Son de propiedad socialista estatal las riquezas naturales,
la tierra (toda o parcialmente), el subsuelo, los bosques, las aguas,
las empresas industriales, las empresas agrícolas del Estado
(sovjoses), distintas clases de transporte, las empresas comunales y
la red de instituciones de carácter cultural y de servicios sociales,
el fondo básico de viviendas en las ciudades y en los centros
industriales, toda la producción que se obtiene en las empresas del
Estado. Son de propiedad cooperativokoljosiana la maquinaria
agrícola, los tractores, las segadoras-trilladoras, las centrales
eléctricas koljosianas, los talleres de reparaciones mecánicas, los
medios de transporte, de construcción y los depósitos, las empresas
para elaborar los productos agrícolas, el ganado socializado de tiro y
engorde, las dependencias destinadas al ganado, semillas,
laboratorios, estaciones de experimentación, edificios sociales, toda
la producción que obtienen los koljoses y las cooperativas.

En el decurso de la construcción comunista, en el proceso de creación
de la base material y técnica del comunismo, de la educación de los
trabajadores en el espíritu comunista, prosigue el desarrollo de las
dos formas de propiedad socialista, que se funden en una sola
propiedad de todo el pueblo, comunista.

Comparte este artículo