Relaciones de producción

RELACIONES DE PRODUCCIÓN:

conjunto de relaciones económicas que se establecen entre los hombres,
independientemente de su conciencia y de su voluntad, en el proceso de
producción, cambio, distribución y consumo de los bienes materiales.

Las relaciones de producción constituyen una parte necesaria de
cualquier modo de producción. La producción social sólo puede
darse cuando los hombres se unen para obrar en común, para establecer
un intercambio de actividades. La base de las relaciones de
producción se encuentra en las relaciones de propiedad sobre los
medios de producción. El carácter de las relaciones de producción
depende de quiénes sean los duelos de los medios de producción, de
cómo se realice la unión de esos medios con los productores.

La historia conoce dos tipos fundamentales de propiedad: la privada y
la social. La propiedad privada expresa relaciones de dominio y
subordinación, pues los dueños de los medios de producción tienen la
posibilidad de explotar a los hombres carentes de propiedad. A lo
largo de su desarrollo ascendente, las relaciones de producción
basadas en la explotación del trabajo aparecen bajo las formas
esclavista, feudal y capitalista.

La propiedad social elimina las relaciones de explotación, da origen a
la colaboración en los lazos de camaradería y a la ayuda mutua entre
los hombres. En el régimen de la comunidad primitiva, existía en
forma de propiedad colectiva gentilicia y tribal.

En la época actual, las relaciones socialistas de producción se basan
en dos formas de propiedad: la estatal (de todo el pueblo) y la
cooperativa. Además de los tipos de relaciones de producción
indicados, existen relaciones de producción transicionales, que
combinan elementos de los diversos tipos de relaciones económicas en
el período del tránsito de una formación económica-social a otra.

Las relaciones de producción se desarrollan en conexión directa y en
dependencia recíproca con las fuerzas productivas de la sociedad y
actúan como forma de existencia y desarrollo de estas últimas. Las
relaciones entre unas y otras son determinadas por la ley de la
correspondencia entre las relaciones de producción y el carácter de
las fuerzas productivas. En el marco de una formación
económico-social concreta, las relaciones de producción se modifican
por influjo del crecimiento de las fuerzas productivas, mas su esencia
permanece invariable. Se debe ello a los intereses de las clases
dominantes que procuran consolidar y conservar las relaciones de
propiedad existentes. En una determinada etapa del desarrollo de la
sociedad, las relaciones de producción sustentadas en la propiedad
privada se convierten en un freno para el avance sin obstáculos de las
fuerzas productivas; entre éstas y aquéllas surge un conflicto,
resuelto por medio de una revolución social que derroca a la clase
reaccionaria dominante e instaura nuevas relaciones de producción.

La supresión de la propiedad capitalista y el establecimiento de la
propiedad social socialista eliminan las contradicciones antagónicas
entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, se abre
un horizonte ilimitado a su desarrollo.

Bajo el socialismo, no existen clases interesadas en conservar las
relaciones de producción caducas y, por ende, las contradicciones que
surgen en el desenvolvimiento social se resuelven sin revoluciones
políticas, a través de la actividad consciente y creadora de los
trabajadores dirigidos por el Partido Comunista y por el Estado
socialista. En el período de la edificación del comunismo en todos
los frentes, el perfeccionamiento de las relaciones de producción y de
todas las relaciones sociales constituye una tarea capitalísima. La
creación de la base material y técnica del comunismo, la
transformación del trabajo en la primera necesidad vital del hombre es
el fundamento para transformar en comunistas las relaciones
socialistas de producción.

Comparte este artículo