Teoría del «pleno empleo»

TEORÍA DEL «PLENO EMPLEO»

Teoría económica burguesa moderna, vulgar y apologética; sus
partidarios intentan «demostrar» que es posible liquidar el paro
forzoso de masas y establecer el «pleno empleo» (u «ocupación plena»)
conservando el capitalismo.

Sirven de fundamento a dicha teoría las ideas expuestas y elaboradas
por el economista burgués inglés J. M. Keynes (ver). Actualmente se
«desarrolla» y «completa» en los trabajos de los seguidores de Keynes:
W. Beveridge (Inglaterra), A. Hansen, J. Galbraith, A. Lerner
(Estados Unidos) y otros. Keynes y sus partidarios explican la
existencia del paro forzoso por la insuficiente demanda de artículos
para el consumo personal y para la producción, insuficiencia que
provoca un descenso de la producción y lleva a un aumenta del paro
forzoso.

Los keynesianos no ven la causa de la insuficiencia de la demanda
solvente en las relaciones de producción del capitalismo, que llevan a
un empeoramiento de la situación de los trabajadores, sino en la
psicología de las personas que -según ellos afirman- prefieren ahorrar
sus ingresos en vez de gastarlos. Partiendo de esta idea, los
partidarios de la teoría del «pleno empleo» propugnan, como medio para
aumentar el empleo, el aumento de los gastos en forma de inversiones
privadas y, sobre todo, estatales, así como el incremento de las
compras de mercancías y servicios por parte del Estado. Los
keynesianos actuales consideran los pedidos y compras del Estado
(sobre todo militares) como factor de auge económico general y de
incremento de la ocupación.

Sin embargo, el crecimiento de las inversiones y de la producción,
bajo el capitalismo, no da origen a un correspondiente aumento del
empleo debido a que la acumulación capitalista va acompañada de un
crecimiento de la composición orgánica del capital (ver).

La parte de capital variable, en las empresas completamente
automatizadas, disminuye y representa el 45 % frente al 20-25 % en las
empresas de tipo corriente. El aumento de las inversiones estatales
propugnado por los keynesianos se efectúa a costa del aumento de la
imposición tributaria y de otras medidas que conducen a una reducción
de los ingresos reales de los trabajadores, lo cual provoca una
reducción de la demanda global solvente de la población, y no a un
aumento de dicha demanda.

Los partidarios de la teoría del «pleno empleo» no se proponen acabar
por completo con el paro forzoso, sino, tan sólo, reducir sus
dimensiones, circunscribirlo a un «nivel aceptable». A despecho de la
intervención del Estado burgués en la economía, el paro forzoso de
masas sigue existiendo en los países capitalistas y no desaparece ni
siquiera en los períodos de auge cíclico. «El mito burgués del «pleno
empleo» -se indica en el Programa del P.C.U.S.- ha resultado ser una
burla siniestra, la clase obrera sufre constantemente a causa del paro
masivo, de la inseguridad en el mañana».

Comparte este artículo