Trabajo abstracto

TRABAJO ABSTRACTO

Trabajo del productor de mercancías, gasto de fuerza de trabajo humano
en general, independientemente de su forma concreta; es el trabajo que
crea el valor de la mercancía.

Cualesquiera que sean las condiciones sociales, el trabajo constituye
un desgaste de fuerza de trabajo (del cerebro, de los músculos, de los
nervios, etc.). Mas sólo cuando se producen mercancías, aparece en
forma específicamente social, se convierte en trabajo abstracto, que
expresa la dependencia recíproca entre todos los productores de
mercancías. El trabajo privado de cada productor es una partícula del
conjunto del trabajo social necesario para que la comunidad subsista y
se desarrolle, y dicho carácter social del trabajo sólo puede
revelarse en el proceso del cambio. Al equiparar una mercancía a
otra, las diversas especies de trabajo concreto (ver) se reducen a
trabajo abstracto cualitativamente igual.

La contradicción entre el trabajo abstracto y el trabajo concreto en
el marco de la producción mercantil, fundada en la propiedad privada
sobre los medios de producción constituye la forma especifica en que
se manifiesta la contradicción antagónica entre el trabajo privado y
el trabajo social.

El trabajo abstracto se da también en la economía socialista, puesto
que en ella existe la producción mercantil. Ahora bien, bajo el
socialismo, el trabajo abstracto es un trabajo directamente social. A
través del plan de la economía nacional, las inversiones de trabajo
obtienen un reconocimiento social en el proceso de producción y
distribución. A ello se debe que, en la economía socialista, no se dé
la contradicción antagónica entre el trabajo concreto y el trabajo
abstracto, característica de la economía mercantil simple y de la
capitalista. No obstante, también bajo el socialismo se da una
contradicción entre las dos clases citadas de trabajo, subsiste la
heterogeneidad económico-social del mismo: las diferencias esenciales
entre el trabajo intelectual y el físico, entre el calificado y el que
no lo es, entre el industrial y el agrícola; tampoco se ha socializado
por igual el trabajo en los distintos sectores de la economía
nacional, y en la economía auxiliar de los koljosianos el trabajo no
es directamente social, sino individual. De ahí que para medir el
valor de las distintas mercancías, resulte objetivamente necesario
expresar y medir indirectamente las diversas especies de trabajo
concreto invertido en la producción de mercancías, reduciéndolas a
trabajo abstracto.

Cuando, bajo el comunismo en su plenitud se liquiden las relaciones
monetario-mercantiles, desaparecerá asimismo el trabajo abstracto como
forma específica en que se expresa el trabajo social, que crea el
valor de la mercancía.

Comparte este artículo