Trabajo vivo

TRABAJO VIVO:

es la fuerza de trabajo en acción, el gasto productivo -y con un
determinado fin- de energía mental y física del hombre.

El trabajo vivo, junto con los medios de producción (ver), constituye
una condición necesaria del proceso productivo. Crea nuevos productos
y constantemente se materializa en ellos. En el proceso de la
creación del producto el trabajo vivo se une al acumulado, al trabajo
pasado (ver), aumentando la riqueza de la sociedad.

En la producción mercantil, el trabajo vivo posee un doble carácter.
Por su aspecto concreto transfiere el valor de los medios de
producción consumidos a la mercancía, y en la forma abstracta, crea un
nuevo valor. En las formaciones económico-sociales antagónicas de
clase, el trabajo vivo de los productores no sólo es la fuente de
existencia de quienes trabajan, sino, además, de quienes los explotan.

El trabajo vivo se divide en trabajo necesario (ver) y plustrabajo
(ver). Este último es la fuente de la plusvalía que los capitalistas
se apropian. Con el fin de aumentar el plustrabajo, los capitalistas
elevan el grado de explotación de los obreros, dilapidan la fuerza de
trabajo, minan y destruyen la salud de los trabajadores.

En la sociedad socialista, el trabajo vivo está libre de toda
explotación: los trabajadores laboran para si, para su sociedad.

La eficacia del trabajo vivo se halla condicionada por el nivel de
desarrollo tanto de los medios de producción como de los propios
productores. Con el desarrollo de la técnica, el trabajo vivo
adquiere la facultad de hacer funcionar, en intervalos de tiempo de
trabajo iguales, una masa de medios de producción cada vez mayor, de
suerte que su parte en la unidad de producto disminuye mientras que
aumenta la masa de bienes materiales producidos.

En la sociedad burguesa, el incremento de la eficiencia del trabajo
vivo provoca el enriquecimiento de los capitalistas y la depauperación
de los trabajadores. Bajo el socialismo, dicho incremento es
necesario para que crezca el bienestar material y cultural de todo el
pueblo, la riqueza de la sociedad y permite reducir la jornada de
trabajo. La creación de la base material y técnica del comunismo
elevará la eficiencia del trabajo vivo y su productividad hasta tal
punto que todas las fuentes de la riqueza social manarán a raudales y
el propio trabajo vivo, como condición del desarrollo integral de la
personalidad humana, se convertirá en la primera necesidad vital de
cada miembro de la sociedad.

Comparte este artículo