Industrialización capitalista

DEP-BZM

INDUSTRIALIZACIÓN CAPITALISTA:

Proceso espontáneo de desarrollo industrial de los países
capitalistas, proceso que conduce al predominio de la industria pesada
y al triunfo definitivo del modo de producción capitalista sobre el
feudalismo.

Por regla general se inicia en las ramas de la industria ligera, cuyo
desarrollo exige capitales relativamente menores; en la industria
ligera, el ritmo de rotación del capital es más rápido, con lo que los
gastos se cubren más pronto y se obtienen más beneficios.

Cuando se ha incrementado la demanda de medios de producción para la
industria ligera y en sus ramas se han acumulado ganancias
suficientes, empieza el desarrollo de la industria pesada, que va
ocupando poco a poco la situación dominante.

Las fuentes de recursos para la industrialización capitalista son la
explotación y la expoliación de los trabajadores tanto del propio país
como de otros países, ante todo de los coloniales y dependientes, las
guerras, los préstamos leoninos y las concesiones.

La industrialización capitalista conduce al rápido crecimiento de las
ciudades, al aumento de la oposición entre la ciudad y el campo, a la
acentuación de las contradicciones del capitalismo, en particular las
que existen entre los países avanzados en el aspecto técnico y los
poco desarrollados. En virtud de la desigualdad del desarrollo
-propia del capitalismo-, la industrialización no se ha producido al
mismo ritmo en los diversos países.

Se inició con la revolución industrial en Inglaterra (último tercio
del siglo XVIII primer cuarto del siglo XIX) y después se dio en otros
varios países. Ya en el siglo XIX, Inglaterra, Alemania, Francia y
los Estados Unidos tenían una fuerte industria pesada y se
convirtieron en potencias industriales, obstaculizaron la
industrialización de las colonias y de los países dependientes, no
dejaron que se creara en ellos la industria pesada, especialmente la
de construcción de maquinaria. El resultado ha sido que en la
actualidad existen muchos países sin una producción maquinizada
desarrollada y con un retraso de 150 a 200 años en comparación con los
estados industrialmente avanzados.

Los jóvenes estados en desarrollo sólo pueden llevar a cabo su
industrialización liberándose del yugo colonial, factor importantísimo
para que conquisten una auténtica independencia no sólo política,
sino, además, económica. En ello, la Unión Soviética y otros estados
socialistas les prestan eficiente y desinteresada ayuda.

Comparte este artículo