Renta nacional

DEP-BZM

RENTA NACIONAL

Nuevo valor creado; parte del valor del producto social global (ver)
que queda después de descontar los medios de producción gastados en el
transcurso de un determinado periodo (durante un año).

En la sociedad capitalista, la renta nacional equivale por su valor,
al capital variable y a la plusvalía (v+p). Por su forma
natural-material, consta de dos tipos de nuevos bienes producidos: 1)
medios de producción destinados a ampliar la producción, y 2)
artículos de uso y consumo personal.

La renta nacional, lo mismo que el producto social global, es fruto
del trabajo productivo, se crea en la esfera de la producción
material. El aumento del volumen físico de la renta nacional depende
directamente del crecimiento da la productividad del trabajo, de la
cantidad de trabajadores ocupados en el trabajo productivo y de la
economía de medios de producción.

Bajo el capitalismo, no es posible utilizar plenamente dichos factores
del crecimiento de la renta nacional, dado que la existencia de clases
parasitarias y su servidumbre, la anarquía de la producción, las
crisis económicas, el hecho, con carácter crónico, de que las empresas
no funcionen a pleno rendimiento, y la permanente desocupación masiva
hacen que empeoren las condiciones de utilización de las reservas
materiales y laborales de la sociedad. El resultado es que en los
países capitalistas disminuyan los ritmos de crecimiento de le renta
nacional.

La distribución de la renta nacional bajo el capitalismo no se lleve a
cabo en interés de los trabajadores, sino en provecho de los
explotadores, que se apropian de más de la mitad de dicha renta.

La renta nacional bajo el socialismo incluye el valor creado en el
transcurso de un año por el trabajo necesario y por el trabajo
adicional de los trabajadores de la producción socialista. Por su
forma naturalmaterial, comprende todos los artículos de consumo
creados en el transcurso del año y los medios de producción que se
utilizan para ampliar la producción y aumentar las reservas, es decir
representa el producto neto de la sociedad socialista.

La renta nacional de la sociedad socialista se crea con las ramas de
la producción material en la industria extractiva y de transformación,
en la agricultura, en la construcción, en el transporte de mercancías,
en las comunicaciones (al servicio de la producción material), en el
abastecimiento técnico-material, en el sistema de cambio, parcialmente
en el comercio y en los servicios sociales de alimentación.

Desde la victoria del socialismo en la U.R.S.S., la renta nacional
pertenece enteramente a los trabajadores. El crecimiento de la renta
nacional se asegura elevando la productividad del trabajo social sobre
la base del progreso técnico, aumentando el número de personas
ocupadas en la esfera de a producción material, reduciendo los gastos
materiales por unidad de producción. Durante el período de 1913-1962
la renta nacional de la U.R.S.S. se hizo 25 veces mayor. La
distribución y la redistribución de la renta nacional de la sociedad
socialista se hallan subordinadas a las necesidades del desarrollo
rápido y armónico de la economía y de la cultura, del crecimiento
incesante del bienestar del pueblo.

La distribución de la renta nacional, que tiene lugar en la esfera de
la producción, sirve para formar los siguientes ingresos primarios: a)
ingreso neto centralizado del Estado (impuesto de circulación); b)
ingreso neto de las empresas del Estado (ganancia); c) ingreso neto de
las empresas cooperativas (ingresos de los koljoses); d) ingresos
personales de los trabajadores de la producción. Luego se efectúa la
redistribución de la renta nacional para asegurar el rápido avance de
las ramas más progresivas de la economía nacional, el emplazamiento
territorial más racional de la producción, para subvenir a las
necesidades de la esfera no productiva y de los trabajadores ocupados
en ella, así como para mantener a los miembros de la sociedad no aptos
para el trabajo.

La redistribución de la renta nacional se lleva a cabo mediante el
sistema financiero-crediticio (sobre todo a través del presupuesto del
Estado), pagando los servicios de las empresas y organizaciones de la
esfera no productiva que funcionan bajo el régimen del cálculo
económico a través del mecanismo de los precios que se establecen de
manera planificada. Como resultado de los complejos procesos de
distribución y redistribución de la renta nacional, se forman los
fondos sociales que aparecen en el ultimo estadio del movimiento de
dicha renta, en el estadio de su empleo. En esta fase, la renta
nacional aparece bajo el aspecto de dos grandes fondos: el fondo de
acumulación y el fondo de consumo. El primero consta de tres partes:
la destinada a ampliar la producción, la destinada a atenciones
sociales y culturales, y la que constituye el fondo de reservas
sociales y de previsión. El fondo de consumo consta del fondo de
salarios para remunerar la labor de los trabajadores de la producción
de la ciencia, del arte, de la enseñanza de salud pública; del fondo
de seguros sociales y del fondo de administración y defensa del
Estado. En la U.R.S.S. aproximadamente las tres cuartas partes de la
renta nacional (incluido el fondo de edificación cultural y servicios)
se destinan a satisfacer las crecientes necesidades materiales y
culturales del pueblo, y la cuarta parte restante, a ampliar la
producción y a otras necesidades generales del Estado.

Bajo el Socialismo no existe contradicción antagónica entre los fondos
de acumulación y de consumo. La acumulación, como fuente de la
reproducción ampliada, es condición necesaria para que crezca sin
cesar la base material del consumo.

La política económica del Estado socialista se propone combinar de
manera óptima la acumulación y el consumo en cada etapa de la
edificación comunista con vistas a crear la base material y técnica
del comunismo, a asegurar un más elevado nivel de vida al pueblo y
alcanzar la victoria en la emulación económica con el capitalismo.

Comparte este artículo