Teoría del «estado del bienestar general»

DEP-BZM

TEORÍA DEL «ESTADO DEL BIENESTAR GENERAL»

Teoría ampliamente propagada por la economía política burguesa acerca
de la denominada »transformación» del capitalismo y su metamorfosis
en una sociedad en que han perdido su fuerza los principales rasgos
inherentes al capitalismo.

Según esta teoría, en el capitalismo moderno la propiedad privada ha
cedido su lugar a la propiedad social, han desaparecido las clases y,
con ellas, la lucha de clases, la desigualdad de bienes, la
explotación de los trabajadores, las crisis económicas, y el Estado de
instrumento de dominio para la minoría poseedora, se ha convertido
-afirman-, en un «instrumento de paz» y de «unidad clasista».

Los predicadores del «Estado del bienestar general», en su afán de
conferir a esta teoría una apariencia de verosimilitud suelen
remitirse a los cambios económico-sociales que se han producido en el
mundo capitalista durante los últimos 50-60 años. Se refieren a la
denominada «revolución de los gerentes», que -según dicen- han
sustituido a la clase de los capitalistas; a la «revolución en los
ingresos», según la cual las riquezas nacionales se han redistribuido
en favor de las clases desposeídas, la sociedad se ha convertido en
una «clase media» única, y se ha «democratizado el capital», y habían
también de otros cambios sociales.

Los ideólogos del imperialismo, intentando contraponer esta teoría a
los grandes ideales del comunismo, recurren sin subterfugios a la
franca especulación sobre el perpetuo sueño de los trabajadores en
torno a la felicidad y a la sociedad de la abundancia, declarando que
el capitalismo moderno, con el dominio de la burguesía imperialista y
la miseria de las masas del pueblo -caracteres que le son inherentes-
es el «paraíso» de los trabajadores.

El verdadero sentido de la propaganda sobre «el Estado del bienestar
general» o «sociedad de la abundancia general» estriba en encubrir las
lacras del capitalismo moderno, inculcar a millones de trabajadores la
idea de que la »paz de clases» es necesaria, y es innecesaria la
transformación revolucionaria de la sociedad capitalista.

Como se subraya en el Programa del P.C.U.S., «los defensores del
régimen burgués al que denominan «Estado del bienestar general»,
siembran ilusiones de que el Estado capitalista se opone a los
monopolios y puede lograr la armonía social y el bienestar general.
No obstante, la masas populares se convencen por propia experiencia de
que el Estado burgués es un dócil instrumento de los monopolios y de
que el pregonado «bienestar» significa bienestar para los magnates del
capital financiero, mientras que para centenares de millones de
trabajadores no depara sino sufrimientos y penalidades.

Comparte este artículo