Adecuación a fines

Adecuación a fines

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:5-6

Parte y manifestación del complejo nexo de causalidad y del
desarrollo, sujeto a ley, del mundo orgánico, de los sistemas
sociales, de las acciones del hombre, &c. La adecuación a fines se
expresa de manera distinta en los diferentes terrenos: en la
naturaleza orgánica, toma la forma de adaptación de los organismos al
medio circundante; en la vida social, se expresa en la desaparición de
los sistemas ya decadentes y en el surgimiento de otros nuevos, que
facilitan el ulterior desarrollo de la sociedad, en la actividad de
los hombres, orientada hacia el logro de determinados fines, &c. Los
fenómenos de adecuación orgánica, utilizados por la teleología para
demostrar la existencia de Dios, hallaron su explicación científica en
la teoría de la selección natural de Darwin; los fenómenos de
adecuación a fines de la vida social, han sido explicados en la teoría
económica y en el materialismo histórico de Marx. La cibernética
entiende por adecuación, en su sentido general, las acciones de la
retroconexión negativa, con la cual la información acerca de la
diferencia entre el estado requerido y el estado de hecho se convierte
en causa de la aproximación cada vez mayor del sistema al primero de
dichos estados. La forma superior de la adecuación a fines es la de
la actividad humana; en ella y sólo en ella, en el nexo de causa y
efecto se incluye, como eslabón capitalísimo, el fin consciente.
Todas las acciones del hombre que se hallan en consonancia con cierto
fin son “adecuadas” en el amplio sentido de la palabra. En un sentido
más profundo, únicamente es “adecuada a un fin” la actividad que
responde no sólo a las condiciones del momento dado, sino, además, a
la orientación general del desarrollo, la actividad que se basa en el
conocimiento de las leyes y necesidades objetivas del desarrollo.

No figura en el Diccionario marxista de filosofía · 1971

No figura en el Diccionario de filosofía · 1984

Comparte este artículo