Alquimia

Alquimia

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

Diccionario filosófico abreviado · 1959:12

Alquimia

Nombre dado a la química de la Edad Media en la etapa precientífica de
su desarrollo. Los alquimistas trataban de transformar los metales
comunes en oro o plata, con ayuda de la “piedra filosofal” de
propiedades “milagrosas”. Se esforzaban de igual modo, por descubrir
el “elixir de la vida”, fuente imaginaria de una juventud eterna. La
alquimia se difundió sobre todo en la época en que el feudalismo
dominaba en Europa Occidental, en que la Iglesia Católica proclamaba a
la ciencia como servidora de la teología y mantenía por todos los
medios la creencia en lo sobrenatural; “…entre la religión y la
alquimia media una relación muy estrecha”. (Engels, Ludwig Feuerbach
y el fin de la filosofía clásica alemana, en Marx/Engels, Obras
escogidas, t. II, p. 353, Ed. esp., Moscú, 1952).

Sin embargo, sucedía que los alquimistas, ávidos de hallar la “piedra
filosofal”, realizaran algunos descubrimientos preciosos. Así fue
como descubrieron diversas substancias basta entonces desconocidas: el
ácido clorhídrico, el fósforo, sales, etc. A pesar de su forma
fantástica, las conjeturas de los alquimistas en lo que se refiere a
la unidad de la materia y sus transformaciones, desempeñaron un papel
positivo. Los hechos acumulados por los alquimistas y los
experimentos realizados por ellos franquearon el camino a diversas
nociones de la química científica.

Los alquimistas más conocidos son: Geber (Al-Djaber) (fines del siglo
VIII y comienzos del IX) y R. Bacon (ver).

Diccionario filosófico · 1965:10-11

Alquimia

Nombre de la química en el período precientífico de su desarrollo. La
alquimia surgió en el antiguo Egipto. La partícula “al” es un
testimonio de la difusión que la alquimia alcanzó entre los árabes.
Los alquimistas intentaban transmutar los metales corrientes en plata
y oro mediante la fantástica “piedra filosofal”. Aspiraban, asimismo,
a descubrir el “elixir de la vida” que diera a los hombres juventud
eterna. Los alquimistas de más renombre fueron Roger Bacon (siglo
XIII), Paracelso (siglo XVI), Johann Baptist van Helmont y Johanes
Fridericus Helvetius (siglo XVII). La labor de los alquimistas
contribuyó a que se acumularan datos experimentales, lo cual fue una
condición necesaria para que la química pudiera separarse como ciencia
independiente.

No figura en el Diccionario marxista de filosofía · 1971

No figura en el Diccionario de filosofía · 1984

Comparte este artículo