Carácter concreto de la verdad

Carácter concreto de la verdad

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:59

Carácter concreto de la verdad

Propiedad de la verdad; tiene su base en la estimación y
generalización de las condiciones concretas de existencia de tal o
cual fenómeno, de la dependencia en que la verdad se halla respecto a
determinadas condiciones de lugar y tiempo, a sistemas de referencia y
unidades de medida, &c. Así, no se puede establecer la veracidad o la
falsedad de tales o cuales proposiciones si no se comunica qué
condiciones se han tenido en cuenta al formularlas. La proposición
“En algunos países existe una auténtica democracia” carece de sentido
fuera de su contexto. Ahora bien, si se enuncia refiriéndola, por
ejemplo, a un país socialista, será verdadera. En cambio, si se
enuncia aplicándola a los Estados Unidos o a la Alemania Occidental,
será falsa. De manera análoga, la proposición “La suma de los ángulos
internos de un triángulo es igual a dos rectos” es verdadera sólo en
la geometría euclidiana, pero es falsa, por ejemplo, en la de
Lobachevski. Resulta, pues, que no existe la verdad abstracta, la
verdad siempre es concreta. El enfoque histórico-concreto, la
estimación de las condiciones de lugar y tiempo adquieren especial
importancia al analizar el desarrollo social, en el que constantemente
surgen nuevos fenómenos, el proceso de desarrollo se efectúa de manera
desigual y posee, además, sus rasgos específicos en cada país.

Diccionario de filosofía · 1984:57

Carácter concreto de la verdad

(lat. concretus: condensado.) Propiedad de la verdad, basada en la
consideración y generalización de las condiciones concretas de
existencia de uno u otro fenómeno; dependencia de la verdad respecto a
determinadas condiciones del lugar y el tiempo, &c. Así, la veracidad
o falsedad de unas u otras proposiciones no podrán establecerse, si no
se fijan las condiciones de su formulación. Por eso no existe la
verdad abstracta, la verdad siempre es concreta. El enfoque
histórico-concreto y la consideración de las condiciones del lugar y
el tiempo adquieren especial importancia al analizar el desarrollo
social, que se realiza de modo desigual y en el proceso del cual
surgen constantemente nuevos fenómenos.

Comparte este artículo