Cibernética

Cibernética

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:64-65

Cibernética

(del griego κυβερνη-τική: arte del timonel). Ciencia que trata de los
rasgos generales de los procesos y sistemas de dirección en los
dispositivos técnicos, en los organismos vivos y en las organizaciones
humanas. Los principios de la cibernética fueron expuestos por
primera vez en los trabajos de Wiener. El nacimiento de esta ciencia
fue preparado por una serie de resultados técnicos y científicos
obtenidos en la esfera de la teoría de la regulación automática, en la
radioelectrónica –que ha permitido construir dispositivos de cálculo
de acción rápida, de vigilancia y de dirección programada–, en la
teoría de las probabilidades por su aplicación a los problemas de
transmitir y reelaborar la información, en la lógica matemática y en
la teoría de los algoritmos, en la fisiología de la actividad nerviosa
y en los trabajos sobre homeóstasis. A diferencia de los dispositivos
que transforman la energía o la substancia, los procesos
característicos de los sistemas cibernéticos son los que conciernen a
la reelaboración de información. En el estudio de los sistemas de
dirección, la cibernética combina el macro y el micro-método. El
macro-método se aplica cuando la estructura interna del sistema no es
conocida y se observa sólo el movimiento de la información en su
“entrada” y su “salida” (información que llega al sistema y reacción
de este último). De esta manera se revelan las corrientes principales
de información y las funciones últimas del sistema de dirección. Este
tipo de problemas ha recibido el nombre de problemas “de la caja
negra”. El micro-método presupone un determinado conocimiento de la
estructura interna del sistema de dirección y se halla relacionado con
el descubrimiento de los elementos principales del sistema, de su
conexión recíproca, de los algoritmos de su trabajo, y con la
posibilidad de sintetizar sobre la base de dichos elementos un sistema
de dirección. Uno de los problemas centrales de la cibernética es el
de la estructura de los sistemas que se autoorganizan (autorregulan).
Así se denominan los complejos sistemas de dirección –que suelen
constar de una jerarquía de subsistemas que se influyen
recíprocamente, y que poseen la facultad de conservar de manera
estable o alcanzar ciertos estados (o características de sus estados)
bajo la acción de factores exteriores que alteran esos estados o
impiden que se alcancen. Entre los sistemas que se autoorganizan, los
más perfectos son los formados por el proceso evolutivo de la
naturaleza viva. De ahí que la cibernética utilice la analogía entre
las funciones de dirección en los organismos vivos y en los
dispositivos técnicos. Actualmente, el significado de la cibernética
se descubre, ante todo, a la luz de las posibilidades que esta ciencia
abre para automatizar la producción y todos los tipos de trabajo
mental formalizable del hombre, para investigar con el método de la
modelación los sistemas biológicos de dirección y regulación
(hormonales, nerviosos, del mecanismo de la herencia), para crear un
nuevo tipo de aparatos de medicina. Se ve asimismo la posibilidad de
aplicar los métodos de la cibernética a la investigación de la
economía y de otros sectores de la actividad humana organizada. Esta
extraordinaria amplitud con que pueden aplicarse los métodos de la
cibernética a objetos de la más distinta naturaleza no es resultado de
una arbitrariedad subjetivista, sino que se apoya sobre una base
objetiva, a saber: la existencia de cierta comunidad de funciones y
estructuras entre los organismos vivos y los dispositivos
artificiales, funciones y estructuras que se prestan a la descripción
y a la investigaciónes matemáticas. Siendo, a este respecto, una
disciplina sintética, la cibernética ofrece un magnífico ejemplo de un
nuevo tipo de influencia recíproca entre las ciencias y proporciona un
material inmenso para la doctrina filosófica sobre las formas del
movimiento de la materia y la clasificación de las ciencias. El
desarrollo de la cibernética ha dado origen al estudio de varios
problemas metodológicos generales: sobre la correlación entre el
pensar del hombre y las funciones de las máquinas cibernéticas, acerca
de la naturaleza de la información y su vínculo con el concepto físico
de entropía, sobre la esencia de lo que se denomina organizado,
adecuado a fines, vivo, &c., problemas todos ellos que poseen un
indudable carácter filosófico. En torno a semejantes cuestiones, se
ha entablado una lucha entre el materialismo dialéctico y el
idealismo. Así, la filosofía idealista, que niega la posibilidad de
que existan métodos objetivos para investigar la actividad psíquica,
se manifiesta contra los resultados de la cibernética que facilitan el
descubrimiento de rasgos y mecanismos esenciales de dicha actividad.
El materialismo dialéctico, a la vez que hace hincapié en la
fundamentación objetiva de las analogías cibernéticas, insiste en que
es erróneo identificar plenamente al hombre y la máquina, la
conciencia humana y las funciones de los sistemas cibernéticos.

Diccionario de filosofía · 1984:61-62

Cibernética

(griego kybernetike: arte de mando.) Ciencia sobre los rasgos
generales de los procesos y sistemas de mando en los dispositivos
técnicos, los organismos vivos y las organizaciones humanas. Wiener
fue el primero en exponer en sus obras los principios de la
cibernética. El surgimiento de la cibernética fue preparado por una
serie de realizaciones técnicas y científico-naturales en la esfera de
la teoría de la regulación automática; la radioelectrónica, que
permitió diseñar computadoras rápidas de seguimiento y de mando por
programa; la teoría de las probabilidades en virtud de su aplicación
al estudio de los problemas de la transmisión y la transformación de
la información; la lógica matemática y la teoría de los algoritmos; la
fisiología de la actividad nerviosa y los trabajos dedicados a la
homeostasis. A diferencia de los dispositivos que transforman la
energía o la sustancia, los sistemas cibernéticos se caracterizan por
los procesos de transformación de la información. En el estudio de
los sistemas de mando, la cibernética compagina los macro y
microenfoques. El macroenfoque se utiliza cuando se desconoce la
estructura interior del sistema. Con su ayuda se revelan los
principales torrentes de la información y las funciones definitivas
del sistema de mando. Este tipo de tareas recibió la denominación de
los problemas de la “caja negra”. El microenfoque presupone un
determinado conocimiento de la estructura interior del sistema de
mando y está ligado al esclarecimiento de sus principales elementos,
su interconexión y los algoritmos de su trabajo y a la posibilidad de
sintetizar de estos elementos los sistemas de mando. Uno de los
problemas centrales de la cibernética es el problema de la estructura
de los sistemas adaptables. Se llama así a los sistemas complejos
capaces de conservar de modo estable o de alcanzar determinados
estados en las condiciones de la influencia de los factores externos
que alteran dichos estados o impiden que se los alcance. Los sistemas
adaptables más perfectos se han formado en el proceso de evolución de
la naturaleza viva. Por eso, la cibernética se vale de la analogía
entre las funciones de mando en los organismos vivos y los
dispositivos técnicos. Actualmente, el significado de la cibernética
se manifiesta, ante todo, a la luz de las posibilidades que
proporciona para la automatización de la producción y para todas las
variedades del trabajo mental formalizado, para la investigación con
el método del modelado de los sistemas biológicos de mando y
regulación (hormonales, nerviosos, del mecanismo de herencia) y para
crear aparatos médicos y otros de nuevo tipo. Es prometedora también
la aplicación de los métodos de la cibernética a la investigación de
la economía y otras esferas de la actividad humana organizada. Tal
amplitud de englobamiento con los métodos de la cibernética de los
objetos de la más diversa naturaleza no es resultado del arbitrio
subjetivista, sino que tiene una base objetiva, existiendo una
comunidad de funciones y estructuras en los organismos vivos y
dispositivos artificiales que se someten a la descripción e
investigación matemáticas. Siendo en este sentido una disciplina
sintética, la cibernética es un ejemplo del nuevo tipo de interacción
de las ciencias y proporciona datos para las generalizaciones
filosóficas en la esfera de la doctrina de las formas de movimiento de
la materia, la teoría del reflejo y la clasificación de las ciencias.
El desarrollo de la cibernética provocó la discusión de toda una serie
de problemas metodológicos generales: la correlación entre el
pensamiento del hombre y las acciones de las máquinas cibernéticas, la
esencia de lo que se denomina organizado, racional, vivo, &c., que
revisten un carácter filosófico. En torno a estos problemas se
desplegó una lucha entre el materialismo dialéctico y el idealismo.
Así, la filosofía idealista, rechazando la posibilidad de emplear los
métodos objetivos de investigación, de la actividad psíquica, repugna
los resultados de la cibernética, contribuyentes a la revelación de
ciertos rasgos y mecanismos esenciales de dicha actividad. Al
subrayar la fundamentación objetiva de las analogías cibernéticas, el
materialismo dialéctico insiste, a la vez, en que es erróneo
identificar al hombre con la máquina y la conciencia humana con las
funciones de los sistemas cibernéticos.

Comparte este artículo