Comunismo científico

Comunismo científico

Diccionario filosófico marxista · 1946:47-48

El comunismo científico es la doctrina del comunismo creada por Marx y
Engels sobre la base de la concepción materialista de la historia
descubierta por ellos y del profundo estudio de las leyes del
desarrollo de la Sociedad capitalista. El materialismo histórico
(ver) de Marx y Engels es la conquista más grande del pensamiento
científico. El caos y la arbitrariedad que imperaban antes de Marx en
las opiniones sobre la historia y sobre la político, fueron
sustituidos por una teoría científica, sólida y armónica, que revela
cómo de un régimen de vida social surge y se desarrolla otro más alto;
por ejemplo, cómo del feudalismo nace el capitalismo. Cuando la
servidumbre de la gleba fue abolida, y apareció en el mundo la
sociedad capitalista, se puso inmediatamente de manifiesto el nuevo
sistema, más refinado, de explotación de los trabajadores. Diversas
doctrinas socialistas (Saint Simon, Fourier, Roberto Owen) surgieron
como protesta ante la opresión. Pero este socialismo rudimentario era
un socialismo utópico (ver), que no pudo descubrir las leyes que rigen
el desarrollo del capitalismo, ni explicar la esencia de la esclavitud
asalariada, ni encontrar la nueva fuerza social capaz de convertirse
en la creadora de la sociedad socialista. El genio de Marx y Engels
supo fundir en un todo el socialismo y el movimiento obrero. Por
oposición al socialismo utópico, Marx y Engels demostraron, que el
socialismo es el resultado necesario del desarrollo de la sociedad
capitalista y de la lucha de clases del proletariado, y que éste
constituye la clase más consecuente y más revolucionaria, capaz de
derrocar al capitalismo y lograr el triunfo del socialismo, no por vía
pacífica, sino por vía violenta, mediante la revolución proletaria.
Marx y Engels establecieron, que la transición del capitalismo al
comunismo es el período de la dictadura del proletariado, que habrá de
aplastar la resistencia de los explotadores y crear la nueva sociedad
comunista sin clases. De una idea utópica, de un sueño sobre la
futura sociedad, el socialismo se convirtió en una teoría científica
armónica y revolucionaria. “La invencible fuerza de atracción que
lleva hacia esta teoría a los socialistas de todos los países radica
en que (siendo la última palabra de la ciencia social) une en sí la
calidad científica más estricta y elevada con la calidad
revolucionaria” (Lenin). La doctrina del socialismo está
indisolublemente vinculada con el materialismo dialéctico (ver), que
fue el instrumento teórico de la conversión del socialismo, de una
utopía, en una ciencia. “El marxismo no sólo es la teoría del
socialismo, sino una concepción íntegra del mundo, un sistema
filosófico del que brota con toda lógica el socialismo proletario de
Marx” (Stalin).

Diccionario de filosofía y sociología marxista · 1959:19-20

Doctrina del comunismo, fundada por Marx y Engels sobre la base de la
concepción materialista de la historia, y descubierta por ellos de un
profundo estudio de las leyes de la sociedad capitalista. En
oposición al socialismo utópico, Marx y Engels demostraron que el
socialismo es un resultado necesario del desarrollo de la sociedad
capitalista y de la lucha de clases del proletariado. Demostraron
científicamente que el desarrollo de la sociedad burguesa y la lucha
de clases que en su seno origínase, conducirán, inevitablemente, al
aniquilamiento del Capitalismo y la victoria del proletariado; que el
proletariado logrará el triunfo del socialismo no por medios
pacíficos, sino por vía de la revolución proletaria; y que la
transición del capitalismo al comunismo será el período de la
dictadura del proletariado, que debe anular la resistencia de los
explotadores y crear una nueva sociedad comunista sin clases.

De la idea y sueño utópicos sobre la sociedad socialista futura, el
socialismo pasó a ser una teoría armónica, científica y
revolucionaria. “La fuerza insuperable que atrae y arrastra hacia
esta teoría a los socialistas de todos los países, consiste,
precisamente, en que a su severa y elevada calidad científica (siendo
la última palabra de la ciencia social) une la calidad revolucionaria”
(Lenin). La doctrina del socialismo está indisolublemente ligada al
materialismo dialéctico. El materialismo dialéctico fue el
instrumento teórico de la conversión del socialismo de utopía en
ciencia. “El marxismo no es sólo una teoría del socialismo; es una
concepción del mundo, un sistema filosófico del cual emana,
lógicamente, el socialismo proletario de Marx” (Stalin).

Diccionario filosófico abreviado · 1959:75-76

Doctrina del comunismo creada por Marx y Engels sobre la base de su
concepción materialista de la historia y del análisis de las leyes del
desarrollo de la sociedad capitalista.

Con la abolición de las servidumbres feudales y el nacimiento del
capitalismo, apareció un nuevo sistema de explotación, más refinado.
Las diversas doctrinas socialistas que surgieron entonces, eran una
protesta contra esta opresión. Pero ese socialismo no era más que un
socialismo utópico (ver). Incapaz de descifrar las leyes del
desarrollo capitalista, ni de explicar el fondo de la esclavitud
asalariada, los socialistas utópicos no veían la nueva fuerza social
capaz de crear la sociedad socialista.

“El pensamiento humano ha tenido que sufrir muchas pruebas, ha tenido
que pasar por muchas penalidades y cambios antes de llegar al
socialismo asentado y desarrollado sobre bases científicas. Los
socialistas de Europa Occidental tuvieron que errar largo tiempo a
ciegas en el desierto del socialismo utópico (imposible,
irrealizable), antes de abrirse camino, antes de investigar y
demostrar las leyes de la vida social y deducir de aquí la necesidad
del socialismo para la humanidad”. (Stalin, Obras, t. I, p. 9, Ed.
esp., Moscú, 1953). A pesar de sus insuficiencias, el socialismo
utópico del siglo XIX ilustrado por Owen (ver), Fourier (ver) y
Saint-Simon (ver) desempeñó un papel importante en la historia del
movimiento de liberación, y se convirtió en una de las fuentes
teóricas del marxismo.

Antes de Marx, el movimiento obrero y el socialismo se hallaban
separados entre sí. El mérito de Marx y Engela es haber realizado la
fusión del socialismo y del movimiento obrero. En oposición al
socialismo utópico, demostraron que el socialismo no es un deseo
piadoso de los hombres, sino el resultado necesario y legítimo del
desarrollo de la sociedad capitalista y de la lucha de clases del
proletariado. Marx y Engels mostraron que el proletariado es la única
clase revolucionaria consecuente, capaz de derribar el capitalismo y
llegar a la victoria del socialismo; y que esta victoria sólo podrá
ser lograda por la revolución.

Marx y Engels establecieron que la transición del capitalismo al
comunismos sería el período de la dictadura del proletariado (ver),
con la misión de aplastar la resistencia de los explotadores y crear
una sociedad nueva, sin clases, la sociedad comunista. De utopía, de
sueño del porvenir, el socialismo se transformó en una teoría
científica revolucionaria. “La fuerza de atracción irresistibie de
esta teoría hacia la cual son arrastrados los socialistas de todo los
países, es que ella asocia el espíritu revolucionario a un carácter
elevada y estrictamente científico (y es la última palabra de las
ciencias sociales)” (Lenin, ¿Quiénes son los “amigos del pueblo” y
cómo luchan contra los socialdemócratas?, p. 215, Ed. esp., Moscú,
1946). El comunismo científico está indisolublemente ligado al
materialismo dialéctico y al materialismo histórico los cuales
constituyen el fundamento teórico del comunismo. (v. Materialismo
dialéctico; Materialismo histórico).

La teoría del comunismo científico se enriquece sin cesar con la
experiencia nueva, con las adquisiciones más recientes de la ciencia.

Lenin armó al proletariado con una nueva teoría de la revolución
socialista, mostrando que, bajo el imperialismo, el socialismo puede
triunfar primeramente en un solo país o en varios países. Lenin
aportó una doctrina verificada por la experiencia del socialismo en la
U.R.S.S., sobre los métodos de edificación de la sociedad socialista,
sobre la integración de las masas campesinas al socialismo; precisó el
problema del papel del Estado socialista en la construcción de la
sociedad nueva; estableció una teoría completa del Estado
multinacional de nuevo tipo socialista; mostró que el partido
comunista debe dirigir y organizar la lucha por la construcción del
socialismo; elaboró la doctrina del partido y de sus principios de
organización, de sus principios teóricos, políticos y tácticos. Los
fundadores del marxismo sólo podían, en la época en que vivieron,
formular de una manera aproximada la diferencia entre el socialismo y
el comunismo: sólo podían predecir en sus grandes líneas el camino
para pasar de la etapa inferior a la etapa superior del comunismo.
Apoyándose en la doctrina de Marx y de Engels, Lenin previó esta
cuestión y trazó las líneas de la construcción del comunismo en la
U.R.S.S. Stalin desarrolló en sus trabajos, las ideas de Lenin. Las
decisiones del Partido Comunista que generalizan la experiencia del
comunismo en la U.R.S.S., revisten una enorme importancia para el
desarrollo ulterior de esta teoría. (ver Comunismo).

Las ideas del comunismo científico se han transformado en nuestra
época en una fuerza material inmensa que determina el movimiento de
centenas de millones de hombres del mundo entero. Más de un tercio de
la humanidad se halla ahora agrupado en el poderoso campo de la
democracia y el socialismo, que tiene a su frente a la Unión Soviética
y la República Popular China. (v. igualmente Marxismo-leninismo;
Comunismo).

Diccionario filosófico · 1965:73-74

Teoría sobre el comunismo, basada –a diferencia del socialismo
utópico– en la ciencia, en el conocimiento de las leyes de la
evolución histórica. Sus fundadores son Marx y Engels. El comunismo
científico es una de las partes componentes del marxismo, como lo son,
también, la filosofía del marxismo y su teoría económica, que se
hallan entre sí en indisoluble conexión. El comunismo científico
tiene por objeto las leyes concernientes al origen y desarrollo de la
formación económico-social comunista, las cuales cobran vigencia
práctica en la lucha del proletariado, portador de las relaciones
comunistas. La demostración general de que el comunismo es una
necesidad histórica se encuentra en la teoría marxista sobre el cambio
de los modos de producción, engendrado, con sujeción a leyes, por el
conflicto entre las fuerzas productivas crecientes y las relaciones de
producción ya caducas, lastre para el avance de las primeras. La
fundamentación más concreta se halla en la teoría de Marx sobre el
inevitable hundimiento del capitalismo, desarrollada por Lenin en su
teoría acerca del imperialismo como última fase del capitalismo y
vísperas del socialismo. Demostrar la necesidad histórica de la
reestructuración comunista de la sociedad constituye la idea
fundamental del comunismo científico, idea que se concreta y
desarrolla en la teoría de las dos fases del comunismo: la primera
(socialismo) y la segunda, superior (comunismo). Esta teoría tiene un
carácter general y obligatorio para todos los países: ninguno de ellos
puede llegar al comunismo pleno sin pasar por la primera fase, el
socialismo. El paso del socialiamo al comunismo también es un proceso
sujeto a ley. Los fundadores del comunismo científico lo han
caracterizado en sus rasgos generales. Una explicación más concreta y
exacta de este proceso puede darse ya durante el curso mismo de la
edificación comunista, generalizando los datos que la práctica
proporciona. Las leyes a que obedece la transformación del socialismo
en comunismo se hallan expuestas en el nuevo programa del P.C.U.S. En
el programa se demuestra la necesidad objetiva de crear la base
material y técnica del comunismo y se presenta toda la cadena de
consecuencias que se derivan de la creación de nuevas fuerzas
productivas para implantar relaciones sociales comunistas, para que
sea una realidad la ventura material y cultural del hombre, para que
éste alcance su pleno desarrollo. El programa pone de relieve la
importancia de la base material y técnica del comunismo, ante todo de
la producción automatizada, para que el trabajo socialista alcance la
condición de trabajo comunista; explica cuáles son las vías concretas
para que se forme un tipo único de propiedad, la de todo el pueblo,
para que se borren por completo las diferencias de clase entre el
campesinado koljosiano y la clase obrera, las diferencias culturales y
de vida entre el campo y la ciudad, entre las clases indicadas y la
intelectualidad, para que aumente la aproximación de las naciones, de
las culturas nacionales, el movimiento ascendente hacia la
homogeneidad socialista. El programa presenta como elemento
importante de la edificación comunista el problema de la educación del
nuevo hombre, el problema del desarrollo multilateral de la
personalidad. En el programa se señalan los caminos concretos que
conducen a la solución del problema indicado: formación de una
concepción científica, comunista, del mundo; educar por el trabajo,
afirmar los principios de la moral comunista, &c. Constituye una
importante aportación a la teoría del comunismo científico la tesis,
expuesta y fundamentada en el programa, de que durante la edificación
del comunismo, la dictadura del proletariado, una vez alcanzados sus
objetivos, se transforma en Estado de todo el pueblo. El programa
establece las vías concretas de la transformación de las estructuras
estatales socialistas en autogestión social comunista. La teoría del
comunismo científico, enriquecida por el programa del P.C.U.S.,
alumbra el futuro de los hombres con la luz del saber científico y los
conduce por el camino justo hacia el histórico objetivo.

Diccionario de filosofía · 1984:75-76

Una de las tres partes integrantes del marxismo-leninismo, que estudia
el movimiento social dirigido a suprimir el capitalismo y edificar la
sociedad socialista y comunista. Puesto que la principal fuerza
propulsora y dirigente de este movimiento es la clase obrera (que
agrupa en torno suyo a todos los oprimidos y explotados y que gana las
simpatías de toda la humanidad progresista), la cuestión principal del
comunismo científico es la cuestión de la misión histórica universal
del proletariado. Esta tesis se concreta en la teoría de la
revolución socialista, proletaria, y de la dictadura del proletariado,
las cuales constituyen instrumentos de edificación de la sociedad
socialista. Así pues, el comunismo científico indica el camino
verdadero, basado en la ciencia, de liquidación de la explotación del
hombre por el hombre y de implantación de una organización nueva, que
desconoce las contradicciones del capitalismo, de la sociedad con la
que soñaban los representantes del socialismo utópico. Como parte
integrante de la ciencia marxista-leninista, el comunismo científico
se apoya en las conclusiones de las otras dos partes integrantes: la
filosofía del materialismo dialéctico e histórico y la economía
política. Para el comunismo científico tienen particular importancia
la teoría de la lucha de clases y la teoría de la plusvalía. A su
vez, al plantear ante el pensamiento teórico los problemas prácticos
de la transformación de la sociedad, el comunismo científico estimula
el desarrollo del método dialéctico de pensamiento, el descubrimiento
de las regularidades históricas y sociales, la elaboración continua de
la ciencia económica, comprendida la economía política del socialismo.
Como concepción del mundo e ideología política, el comunismo
científico expresa los intereses del proletariado, clase que tiene
planteada la tarea de la transformación revolucionaria de la sociedad.
La clase obrera está vinculada estrechamente con la práctica del
movimiento liberador. El comunismo científico generaliza no sólo la
experiencia de la lucha de clase del proletariado, de la revolución
socialista y de la dictadura proletaria, sino también la experiencia
de los movimientos democráticos de masas y de las revoluciones
democrático-burguesas y nacional-liberadoras. A diferencia del
socialismo utópico, el comunismo científico se plasma en la política
del PCUS y de otros partidos comunistas y obreros, encuentra en la
vida, en la práctica de la edificación socialista y comunista lo nuevo
creado por las grandes masas populares, muestra la significación
teórica y práctica de los brotes del comunismo y coadyuva al rápido
desarrollo y a la amplia expansión de estos brotes. Apoyándose en la
generalización de la experiencia del movimiento comunista y obrero
internacional y de la práctica de la construcción socialista y
comunista en la URSS y otros países socialistas, el comunismo
científico formula las regularidades generales del desarrollo de cada
país que emprende la vía de transición del capitalismo al comunismo
(Socialismo y comunismo). La observancia de estas regularidades, que
se conjuga en la actividad práctica con los diversos métodos y medios
de cumplimiento de las tareas planteadas, con la consideración de las
condiciones y peculiaridades concretas de cada país y con las
búsquedas de nuevos métodos y formas, además de contribuir a lograr el
éxito práctico, crea también las condiciones favorables para seguir
desarrollando y enriqueciendo la teoría del comunismo científico.

Comparte este artículo