Convencionalismo

Convencionalismo

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:86-87

(del latín “conventio”: contrato, acuerdo). Concepción filosófica
según la cual las teorías y conceptos científicos no son reflejo del
mundo objetivo, sino producto de un acuerdo convencional entre los
hombres de ciencia; el acuerdo está determinado por consideraciones de
comodidad y sencillez. El convencionalismo constituye un punto de
vista típico del idealismo subjetivo, dado que niega el contenido
objetivo de los conocimientos del sujeto. El fundador del
convencionalismo fue Poincaré. Se encuentran elementos de esa
concepción en el positivismo, sobre todo en el pragmatismo y en el
operacionalismo. La base gnoseológica del convencionalismo radica en
la posibilidad real de dar interpretaciones distintas a nuestras
formaciones teóricas (ante todo en la esfera de la matemática), lo que
lleva a la tentación de considerar la teoría científica como cierta
estructura lógica pura, respecto a la cual carecen de sentido los
conceptos de verdad o no-verdad. Dicho punto de vista queda refutado
por el análisis histórico del proceso del conocimiento. Nuestros
conceptos y teorías se forman en el transcurso de la actividad
práctica de la humanidad, reflejan determinados aspectos del mundo.
No obstante, una vez formulados, pueden ser tomados haciendo
abstracción de su base real y convertirse en instrumento, en aparato
para describir fenómenos completamente heterogéneos. Así, las
representaciones geométricas pueden aplicarse para resolver problemas
técnicos, trazar gráficas, &c. Ahora bien, el “carácter artificial”
de semejante aplicación, basado en lo que tienen de análogo objetos no
idénticos, no es, de ningún modo, una prueba de que las construcciones
teóricas en sí mismas posean un carácter arbitrario.

Diccionario de filosofía · 1984:89

(lat. conventio.) Concepción filosófica, según la cual los conceptos
científicos y las construcciones teóricas son en su base productos de
convenios entre los científicos. Estos convenios se dictan por las
consideraciones de la costumbre, la comodidad, sencillez, &c. El
punto de vista del convencionalismo consecuentemente aplicado conduce
al idealismo subjetivo, ya que engendra la negación del contenido
objetivo del saber teórico-científico. Los principios teóricos del
convencionalismo fueron formulados por Poincaré que, no obstante,
trataba de defender el valor objetivo de las teorías científicas.
Elementos de convencionalismo contienen el positivismo, el pragmatismo
y el operacionalismo. Estos últimos tratan de representar el
pensamiento teórico como algo subjetivo y explicar la utilización por
los científicos de determinados sistemas de conceptos y determinadas
construcciones matemáticas únicamente con la necesidad de lograr el
entendimiento mutuo. Ahora bien, semejante punto de vista es refutado
tanto por las investigaciones histórico-científicas como por el
análisis gnoseológico. Las primeras muestran el condicionamiento
histórico del surgimiento de los medios teóricos que se utilizan en la
ciencia; el segundo demuestra que estos medios son una forma de
reflejo del mundo objetivo, por lo cual no pueden ser simplemente
productos del convenio.

Comparte este artículo