Creación

Creación

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:91

Creación

Actividad humana que produce valores materiales y espirituales
cualitativamente nuevos. La creación constituye una facultad del
hombre surgida gracias al trabajo, la cual le permite formar una nueva
realidad con el material que tiene a su alcance (basándose en el
conocimiento de las leyes del mundo objetivo) para dar satisfacción a
sus múltiples necesidades sociales. Cualquier trabajo puede ser obra
creadora. Los tipos de creación están determinados por el carácter de
la actividad creadora: del inventor, del organizador, creación
científica y artística, &c. El idealismo ve la creación artística
como obsesión divina (Platón), como movimiento de lo consciente a lo
inconsciente (Schelling), como “hálito vivificante de lo inconsciente”
(Eduard von Hartmann), como intuición mística (Bergson), como
manifestación de los instintos (Freud). Según la teoría
marxistaleninista, la creación constituye un proceso en el que
participan todas las fuerzas espirituales del hombre, entre ellas la
imaginación, así como también la maestría –adquirida en el aprendizaje
y en la práctica– necesaria para convertir en realidad la idea
creadora. Las posibilidades de la actividad creadora dependen de las
relaciones sociales. Mientras que, bajo el capitalismo, los hombres
se ven obligados a comerciar con sus dotes, en el régimen socialista
se abren ante el hombre amplios horizontes de actividad creadora en
bien de la humanidad.

Diccionario de filosofía · 1984:93

Creación

Proceso de la actividad humana, en el curso del cual se producen
valores materiales y espirituales cualitativamente nuevos. La
creación constituye la capacidad del hombre, que surge en el curso de
su trabajo y que consiste en formar (sobre la base del conocimiento de
las regularidades del mundo objetivo), a partir del material
proporcionado por la realidad, una realidad nueva, que satisfaga las
multiformes necesidades sociales. Los tipos de creación son
determinados por el carácter de la actividad (creación del inventor o
del organizador, creación científica o artística, &c.). El idealismo
enfoca la creación artística como obsesión divina (Platón), síntesis
de lo consciente y lo inconsciente (Schelling), intuición mística
(Bergson), manifestación de los instintos (Freud). Según la teoría
marxista-leninista, en el proceso de creación toman parte todas las
fuerzas espirituales del hombre, comprendida la imaginación, así como
la maestría adquirida en el curso de los estudios y en la práctica,
necesaria para hacer realidad la idea creadora. Las posibilidades
necesarias para la actividad creadora dependen de las relaciones
sociales. Al superar la enajenación del trabajo y de las capacidades
humanas, que existe en la sociedad basada en la propiedad privada, el
comunismo crea las condiciones necesarias para que se desarrollen
todas las variedades de la creación y las capacidades creacionales de
cada individuo.

Comparte este artículo