Cristianismo liberal

Cristianismo liberal

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

No figura en el Diccionario filosófico · 1965

Diccionario de filosofía · 1984:95

Cristianismo liberal

(lat. liberalis.) Corriente en la teología, filosofía y ética
burguesas, ampliamente difundida en el siglo 19, cuyos restos
(movimiento de “rearme moral”, etc.) siguen existiendo hasta el
presente. Los representantes del cristianismo liberal (W.
Rauschenbusch, F. Peabody, en EE.UU.; A. Ritchl, E. Troeltsch, A.
Harnack y otros en Europa) adelantaron la idea de convertir el
cristianismo en programa concreto de solución de los problemas
sociales y morales (movimiento del “evangelio moral”). El
cristianismo liberal se diferencia de otras muchas doctrinas
religiosas por un enfoque optimista de las posibilidades históricas
del hombre y la sociedad y por la fe en la misión “salvadora” del
progreso social y científico-técnico. Los adeptos del cristianismo
liberal aspiran a modernizar el cristianismo en correspondencia con el
nivel de la ciencia moderna y prestan gran atención a la demostración
lógico-racional de la razón y la conveniencia social de la doctrina de
Cristo, considerando que el mejoramiento de la sociedad dependerá de
la convencibilidad de su prédica dirigida igualmente a los poseídos y
a los desposeídos. Los partidarios del cristianismo liberal en ética
aspiran a acercar los mandamientos bíblicos a los conceptos
contemporáneos de la moral laica, considerando el servicio a la
sociedad la mejor forma de servicio a Dios. Interpretan el “reino de
Dios” como el ideal social que la humanidad alcanza en el curso de la
historia, y la imagen de Cristo, como el ideal moral, modelo para los
mortales sencillos. En su conjunto, el cristianismo liberal descansa
en las ilusiones –no superadas aún hasta el fin– acerca de las
posibilidades históricas de la sociedad burguesa y constituye la forma
liberal de su apología. La crisis general del capitalismo socavó la
base social del cristianismo liberal, sus ideas fueron sometidas a una
dura crítica desde la derecha por el neoprotestantismo.

Comparte este artículo