Escolástica

Escolástica

Diccionario filosófico marxista · 1946:97-98

(Del latín “schola”, escuela.) La escolástica es la denominación
genérica de toda la filosofía medioeval, a causa de hallarse
diseminada en una multitud de escuelas y de corrientes hostiles entre
sí, y también por el carácter especial de filosofar que le era
característico. La filosofía medioeval estaba íntegramente al
servicio del dogmatismo de la iglesia, fue la “sirvienta de la
teología”, y por eso no investigaba la Naturaleza ni la realidad
circundante, sino que, de los dogmas generales de la iglesia,
procuraba obtener deducciones y reglas concretas para la conducta
humana. De aquí que se llame “escolástico” a todo raciocinio separado
de la vida, estéril, a todo verbalismo; a toda vana erudición; a toda
manipulación sólo con conceptos y silogismos, sin relación con los
hechos y la práctica. Las tendencias principales en la escolástica
fueron: el realismo (ver: Realismo Medioeval) (Anselmo de Canterbury,
Tomás de Aquino) y el nominalismo (ver) (Duns Escoto, Guillermo de
Occam). La primera filosofía burguesa brotó en la lucha contra la
escolástica.

Diccionario de filosofía y sociología marxista · 1959:31

(del latín “Scuola”-Escuela). Con tal denominación se designó toda la
filosofía medioeval, en razón de estar dividida en una multitud de
escuelas y tendencias, hostiles entre sí; como también, por el
especial modo de filosofar que le era propio. La filosofía medioeval
se hallaba por entero al servicio del dogmatismo eclesiástico, “era la
sirvienta de la teología” y por eso, no investigaba la naturaleza y la
realidad circundante, sino que procuraba deducir de los dogmas
generales de la iglesia, los principios y las condiciones concretas de
la conducta del hombre. De aquí que se llamen “escolástico”, todo
razonamiento estéril, apartado de la realidad; toda filosofía barata,
el discurso vacuo y la sola especulación con nociones y argumentos,
sin referirlos a los hechos ni a la práctica. Tendencias principales
de la escolástica fueron: el realismo (Anselmo de Canterbury, Tomás de
Aquino), y el nominalismo (Dun Scott, Guillermo Occam). La primera
filosofía burguesa se formó en la lucha con la escolástica.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:163

(del griego, σχολή: escuela.) Término que designa la orientación
dominante, enseñada en las escuelas, de la filosofía de la Edad Media
(ver). En esa época, la filosofía, “servidora de la teología”, no
estudiaba la naturaleza ni el mundo circundante, sino que se limitaba
a extraer conclusiones concretas partiendo de dogmas generales de la
Iglesia, y a formular las reglas de la conducta humana. Así pues, la
palabra “escolástica” se ha convertido en sinónimo de todo raciocinio
estéril apartado de la vida, de cualquier logomaquia que opera
únicamente con ayuda de nociones generales y de razonamientos, con
desprecio de los hechos y de la práctica. En sus comienzos, la
filosofía burguesa se desarrolló en la lucha contra la escolástica.
Actualmente, exhuma la escolástica medieval con el fin de “justificar
teóricamente” la política imperialista.

Diccionario filosófico · 1965:145

(del griego σχολή: escuela.) Así se denomina la “filosofía escolar”
medieval, cuyos representantes –escolastas– procuraban fundamentar
teóricamente la concepción religiosa del mundo. Servían de base
filosófica a la escolástica las ideas de la filosofía clásica (de
Platón y sobre todo, de Aristóteles, cuyas concepciones la escolástica
adaptaba a sus fines). En la escolástica medieval, ocupó un
importante lugar la discusión en torno a los universales.
Históricamente, esta filosofía se divide en varios períodos: lo
característico de la etapa temprana (siglos IX-XIII) es la influencia
del neoplatonismo (Juan Escoto Erigena, Anselmo de Canterbury,
Avicena, Averroes, Maimónides). En la época de la escolástica
“clásica” (siglos XIV-XV) dominó el “aristotelismo cristiano” (Alberto
Magno, Tomás de Aquino). Las controversias sostenidas en el período
de la escolástica tardía (siglos XV-XVI) entre los teólogos católicos
(Francisco Suárez, Tomás Cayetano) y los protestantes (Philipp
Melanchthon) reflejaban, en último término, la lucha de la Iglesia
Católica contra la Reforma. En el siglo XIX se inicia el período de
la neoescolástica, que agrupa las diferentes escuelas de la filosofía
católica (Tomismo, escuela platónico-agustiniana, escuela franciscana
y otras).

Diccionario de filosofía · 1984:140

(griego scholasticos: escolar). “Filosofía escolar” medieval, cuyos
representantes –escolastas– procuraban fundamentar y sistematizar
racionalmente la doctrina cristiana. Se valieron para ello de las
ideas de la filosofía de la antigüedad (Platón y, particularmente,
Aristóteles, cuyas concepciones la escolástica trataba de adaptar a
sus fines). En la escolástica medieval ocupó un gran lugar la disputa
sobre los universales. La historia de la escolástica se divide en
varios períodos. La escolástica temprana (siglos 9-13) experimenta la
influencia del neoplatonismo (Erigena, Anselmo de Canterbury, Ibn
Rušd, Ibn Sina, Maimónides). En la época de la escolástica “clásica”
(siglos 14-15) dominó el “aristotelismo cristiano” (Alberto Magno,
Tomás de Aquino). Las discusiones posteriores (siglos 15-16) entre
los teólogos católicos y protestantes reflejaban en definitiva la
lucha de la iglesia católica contra la Reforma. Algunos autores
burgueses asocian a esta lucha ideológica el florecimiento de la
filosofía escolástica. En los siglos posteriores, la escolástica
pierde su influencia bajo la acción destructora de las doctrinas
filosóficas de vanguardia del tiempo nuevo (Descartes, Hobbes, Locke,
Kant, Hegel y otros). Desde el siglo 19 empieza la animación de la
escolástica, que agrupa distintas escuelas de la filosofía católica y
protestante.

Comparte este artículo