Impresionismo

Impresionismo

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946
No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959
Diccionario filosófico · 1965:237

(del francés: “impression”). Método artístico de fines del siglo
XIX-comienzos del XX; debe su nombre al cuadro de Claude Monet
titulado “Impression” (1872). Habiendo aparecido en las artes
plásticas (Sisley, Pissarro, Renoir, Degas, Rodin, Liebermann, K.
Korovin y otros), el impresionismo se extendió a la música (Claude
Debussy, Maurice Ravel), a la literatura (los hermanos Goncourt,
Mallarmé, Verlaine, Hauptmann, Rilke, Schnitzler, Oscar Wilde, Knut
Hamsun., &c.), al teatro. En lucha contra el arte oficial, los
impresionistas franceses preconizaban la transmisión veraz de la
apariencia cromática del mundo, del nexo directo con la naturaleza.
En sus mejores trabajos, lograron resolver, hasta cierto punto, los
problemas que planteaban: ampliar los límites de lo representable, en
particular, conquistar para la pintura la atmósfera luminosa del medio
(el “plein air” o “aire libre”). Sin embargo, la limitación política
y estética de su concepción del mundo los lleva al subjetivismo en la
obra creadora. La representación de los efectos variables del aire y
de la luz, el afán de fijar las impresiones en cambio incesante, todo
ello convertido en un fin en sí mismo, privan al impresionismo de la
posibilidad de adentrarse en los aspectos esenciales de la vida, de
reflejar los procesos y los conflictos típicos de la época. No es
casual que entre los impresionistas franceses, contemporáneos de la
Comuna de París, casi no se encuentren telas saturadas de un profundo
contenido social; tampoco es casual el hecho de que su género
predilecto sea el paisaje. Las mejores obras del impresionismo, que
cantan la belleza del mundo, conservan en nuestros días su valor
artístico.

No figura en el Diccionario de filosofía · 1984
Comparte este artículo