Pluralismo

Pluralismo

Diccionario filosófico marxista · 1946:243

(del latín: “plures”, varios.) El pluralismo es una concepción
idealista, según la cual el fundamento del ser es una multitud de
sustancias autónomas. Así, por ejemplo, Leibnitz enseñaba que el
mundo se compone de una multitud infinita de mónadas (ver), portadoras
eternas y plenamente autónomas de la fuerza y capacidad
representativas; entre las mónadas existe una armonía preestablecida.
En la filosofía burguesa contemporánea, el representante más destacado
del pragmatismo (ver), James, considera el mundo como una multitud de
partes autónomas, sólo externamente relacionadas entre sí. También
refuta la teoría de la verdad objetiva y plantea la teoría de la
pluralidad de verdades: “verdad es aquello que es útil”. El
pluralismo es un concepto semejante al dualismo (ver), por oposición
(junto con el dualismo) al monismo (ver), concepción integral del
mundo, que considera que el fundamento de todo lo existente es el uno
y único principio, la materia (el monismo materialista) o el espíritu;
la idea (el monismo idealista).

Diccionario filosófico abreviado · 1959:412

(del latín, pluralis.) Concepción idealista según la cual, todo lo que
existe se compone de una cantidad de esencias independientes y
aisladas. Así, Leibniz (ver) estima que el mundo comprende
innumerables mónadas autodinámicas, esencias espirituales
independientes entre las cuales existe una armonía preestablecida. En
la filosofía burguesa, William James (ver), representante del
pragmatismo, considera el universo como una multitud de partes
independientes que sólo están vinculadas exteriormente. Rechaza la
doctrina de la verdad objetiva y sostiene la pluralidad de la verdad.
“Es verdadero”, dice, “todo lo que es útil”. El pluralismo es una
concepción emparentada con el dualismo y se opone al monismo, dado que
éste sólo reconoce un solo principio en la base de todo lo que existe:
la materia (monismo materialista) o el espíritu, la idea (monismo
idealista).

Diccionario filosófico · 1965:365

(del latín “pluralis”: que consta de muchos.) Concepción contrapuesta
al monismo, según la cual todo lo existente consta de un conjunto de
esencias aisladas y heterogéneas irreductibles a un principio único.
El punto de vista del pluralismo figuraba en la base de la metodología
de Leibniz. En la época imperialista, el pluralismo se ha convertido
en la metodología dominante de la filosofía y sociología burguesas.
La inclinación hacia el pluralismo expresa la tendencia de los
idealistas contemporáneos (pragmatistas, neopositivistas,
existencialistas y otros) a elevarse sobre el monismo materialista y
sobre el idealista. Sin embargo, por su sentido objetivo el
pluralismo sólo se contrapone, en última instancia, al monismo
materialista dialéctico. En sociología, el pluralismo sirve de
fundamento para negar que exista una base determinante única de la
sociedad, para presentar la historia como un torrente de
acontecimientos casuales y, por ende, para negarse a analizar las
leyes objetivas del desarrollo de la sociedad.

Diccionario de filosofía · 1984:339

(latín pluralis.) Concepción opuesta al monismo, según la cual todo lo
existente está compuesto de una multitud de entes aislados,
equivalentes e irreductibles a un principio único. La monadología de
Leibniz se basa en el punto de vista del pluralismo. La inclinación
al pluralismo expresa el afán de los idealistas contemporáneos
(pragmatistas, neopositivistas, existencialistas, &c.) de elevarse por
encima del monismo materialista o idealista. En sociología, el
pluralismo sirve de base para negar el fundamento determinante único
de la sociedad, para enfocar la historia como un torrente de
acontecimientos casuales, y, consiguientemente, para renunciar al
análisis de las leyes objetivas del desarrollo de la sociedad. La
concepción del pluralismo se utiliza con el objeto de desacreditar la
base filosófica monista del marxismo-leninismo, el sistema político
del socialismo y justificar la democracia burguesa.

Comparte este artículo